Los cursillos de Uda triunfan

Monitores y participantes de los cursillos de verano que organiza el BAT con Pedro Alegre en Plaiaundi.
Monitores y participantes de los cursillos de verano que organiza el BAT con Pedro Alegre en Plaiaundi. / FOTOS: FLOREN PORTU

Más de 19 actividades veraniegas a elegir para pasar unos meses de julio y agosto deportivos, pero sobre todo, entretenidos y divertidos

IRATI JARA IRUN.

El delegado de Deportes, Pedro Alegre, visitó otro año más varios de los 19 clubes que ofertan cursillos veraniegos en Irun. La visita arrancó en las instalaciones deportivas de Plaiaundi para conocer cómo transcurren las actividades preparadas por el Bidasoa Atletiko Taldea y el Txingudi Rugby Club. El recorrido siguió en el Club de Tenis Lekaenea, y por último, el paseo se cerró en Artaleku con los cursillos de balonmano del CD Bidasoa. «Para nosotros este tipo de actividades son muy importantes: primero, porque consiguen llenar el hueco de verano en cuanto a ocio, recreo y diversión; y segundo, porque nos da la opción de que los chavales, chicos y chicas, puedan probar cualquier tipo de actividad e, incluso, conocer alguna modalidad nueva», apuntó Alegre.

Esta temporada los niños han podido escoger entre cursos de remo, piragüismo, surf, tenis de mesa, natación, skate o gimnasia rítmica, entre otros muchos, y aunque parezca mentira por la cantidad de opciones que hay para elegir, muchos de los cursillos debido a la gran demanda, se han visto obligados a ampliar el número de plazas. «Este año hemos dado un salto importante en inscripciones, de 175 alumnos que tuvimos en todo el verano pasado, hemos pasado a tener 280», señaló Ibon Muñoz, monitor del BAT.

Desde las 8.00 hasta las 13.30 los más jóvenes disfrutan de la pista de Plaiaundi. Los 63 niños apuntados esta semana a atletismo aprenden, durante la primera hora de la mañana, tiro con jabalina, salto de longitud o carreras, y disfrutan de los últimos minutos con diferentes juegos en equipo. Mientras, a pocos metros, los monitores de rugby enseñan a los pequeños a mover la pelota. Ambos clubes cuentan, también, con un servicio de comida para todos aquellas familias que lo deseen. «Los chavales están encantados, hemos mandando una encuesta de satisfacción y el feedback ha sido muy bueno», apuntó Muñoz.

Novedades

Este año varios clubes han querido superarse añadiendo cierto valor a sus deportes. Es el caso del club de rugby que ha decidido impartir los cursillos en inglés. El club de balonmano CD Bidasoa también ha querido innovar sumando la oportunidad de que personas con necesidades especiales también puedan disfrutar de este tipo de actividades. «Hemos optado por combinarlo con deporte adaptado e inclusivo. Al final solo se ha apuntado uno pero estamos contentos. Intentamos que los chavales que hayan terminado el ejercicio lo hagan con él para que se sienta parte del equipo», indicó uno de los monitores.

Otra de las novedades destacables es que cada vez se atreven más niñas a apuntarse a deportes como balonmano, en el que normalmente las mujeres siempre han tenido menos presencia. Este año las cifras de inscripciones femeninas han subido notablemente. Es el caso de Iraia que estaba deseando alcanzar la edad para poder practicar el deporte de sus sueños.

Además de hacer que se lo pasen en grande, el principal objetivo es intentar captar a futuros alumnos. «Lo que queremos es dar a conocer un deporte minoritario y enseñarlo desde otra perspectiva», dijo Iñigo Aizpurua, monitor del club de rugby, y parece funcionar porque todos los jóvenes están encantados. «Me gusta mucho hacer deporte en verano, lo hago durante todo el año también, pero he querido apuntarme para seguir aprendiendo», explicó Telmo.

Fotos

Vídeos