Una contribución al medio ambiente

Dos de los participantes trasladan una piragua al embarcadero desde el pabellón.
Dos de los participantes trasladan una piragua al embarcadero desde el pabellón. / F. PORTU

Un grupo de jóvenes realizó esta semana tareas de limpieza en el río Bidasoa

JOANA OCHOTECO IRUN.

Ocho jóvenes se encargaron esta semana de limpiar y recoger distintos residuos en el entorno de las islas del Bidasoa. A bordo de embarcaciones cedidas por Santiagotarrak, los adolescentes participaron en una iniciativa que les permitió realizar una aportación a su comunidad, y disfrutar del proceso.

La actividad fue impulsada por la Asociación Berriztu. El coordinador de medio abierto de esta entidad educativa, Txelu Platero, explicó que la labor de Berriztu se centra en «ayudar a aquellas personas que lo necesitan. Trabajamos en Gipuzkoa, Bizkaia, Araba y Navarra, y actualmente formamos parte de la asociación más de 200 profesionales», que trabajan en diferentes contextos: «el ámbito de la justicia juvenil, la protección de menores, la ayuda a mujeres que han sufrido maltrato, asistencia a menores que han sufrido la violencia doméstica, el ámbito terapéutico...».

La de esta semana fue la tercera ocasión en que Berriztu organizó esta limpieza y recogida de residuos en el entorno del río Bidasoa, «en colaboración con Santiagotarrak. Ellos nos ceden sus instalaciones y piraguas para que los chavales puedan hacer la actividad», concretó Txelu Platero. La iniciativa cuenta también con la ayuda de Surfrider, asociación dedicada a la protección del litoral, y se enmarca «dentro de un programa de medio ambiente natural. Anteriormente, han estado limpiando también el río Oiartzun a su paso por Errenteria y conociendo parajes naturales de Gipuzkoa: Leizaran, el flysch de Zumaia...».

El trabajo que los jóvenes desarrollaron en Irun consistía en, una vez puestos los chalecos salvavidas y montados en las piraguas, remar hasta el entorno de las islas del río y allí proceder a las tareas de limpieza. Según explicó el coordinador de la actividad, generalmente los participantes suelen encontrar «plásticos y envases que se quedan en esa zona». El cometido de los jóvenes fue recoger dichos residuos y llevarlos de vuelta al embarcadero de Santiagotarrak, donde se depositaron en un contenedor que Servicios de Txingudi aportó para esta iniciativa.

Motivación y refuerzo positivo

Actividades como esta son una manera de ayudar a los jóvenes participantes, al tiempo que ellos también realizan una contribución a la sociedad, «ellos se pueden llevar un refuerzo positivo, y para nosotros también es importante ofrecerles esta forma alternativa de ocupar el ocio y su tiempo libre de una manera estructurada y diferente», afirmó Txelu Platero.

Según señaló el coordinador, los jóvenes valoran el poder participar en una actividad «con una estructura» y que les permite disfrutar de una manera distinta, sin olvidar la satisfacción y ese «refuerzo positivo» fruto de la contribución a la comunidad y al medio ambiente. «Muchos de los participantes tienen dificultades de motivación y hay que hacer un trabajo constante con ellos», explicó Txelu Platero.

Alberto, uno de los jóvenes que participó en la actividad, aseguró que para él era «algo nuevo» que afrontaba «con ganas. La verdad es que me gustaría aprender a andar en piragua, algo que nunca había hecho». Mientras cargaba con la embarcación rumbo al río, comentaba que también le gustaba la idea de contribuir a mantener limpio el entorno: «hacer cosas nuevas y aprender nunca viene mal».

Temas

Irun

Fotos

Vídeos