«La conciliación corresponsable es el reto de esta generación»

Miren Elgarresta se dirige al público reunido en la sala 2 del Centro Palmera Montero.
/F. DE LA HERA
Miren Elgarresta se dirige al público reunido en la sala 2 del Centro Palmera Montero. / F. DE LA HERA

La directora de Igualdad de la Diputación, Miren Elgarresta, ofreció una conferencia sobre la sostenibilidad de la vida

JOANA OCHOTECO IRUN.

La directora de Igualdad de la Diputación Foral, Miren Elgarresta, ofreció en Irun una conferencia organizada por Gaurko Andreak Berdintasunaren Aldeko Elkartea y titulada 'Conciliación, corresponsabilidad y sostenibilidad de la vida'. Son términos cuya presencia en la comunicación institucional y la vida cotidiana ha aumentado pero, no obstante, «mayoritariamente, seguimos siendo las mujeres las que nos sentimos interpeladas cuando hablamos de conciliación».

En base a esa realidad que desde el área foral de Igualdad se pretende cambiar, la charla de Elgarresta tuvo entre sus ejes la importancia de «implicar a los hombres» en la necesidad, «y el derecho», de conciliar. La conciliación aplicada a la vida personal, familiar y laboral requiere de «la participación equilibrada de hombres y mujeres» en todos estos ámbitos, «variando los roles y estereotipos tradicionales» y derivando en una corresponsabilidad plena.

El trabajo no remunerado

Una verdadera conciliación debe garantizar tanto que «los padres y madres puedan acceder al mercado de trabajo» como que «hijos e hijas puedan ser cuidados». En la consecución de este objetivo deben estar implicadas «las familias, las empresas y las administraciones públicas», subrayó la directora de Igualdad.

Los datos demuestran que en las últimas décadas se ha avanzado, pero siguen siendo las mujeres las que más tiempo dedican al trabajo no remunerado, es decir, a las tareas domésticas. Todavía «no se ha conseguido el acompañamiento pleno del hombre» en estas labores, que a pesar de que no haber sido valoradas como merecen son imprescindibles para la vida. Pese a las políticas adoptadas en materia de conciliación, la paternidad y maternidad y los cuidados en general «siguen siendo roles exclusivos de las mujeres», al menos de forma muy mayoritaria. Los datos hablan: en un 95% de los casos, las excedencias laborales destinadas a cuidar de un hijo han sido adoptadas por mujeres.

Algunas de las limitaciones que se han detectado a la hora de implantar las políticas promotoras de la conciliación son «que se percibe como un 'problema'» y, además, vinculado únicamente a las mujeres. Asimismo, la sociedad «'castiga' a los hombres corresponsables», cuando se les debería «poner en valor»; y se sigue dando excesiva importancia al presentismo en el ámbito laboral. Además, en algunos casos esas mismas políticas de conciliación han contribuido a «alejar a la mujer del mercado laboral». Según las estadísticas que presentó la directora de Igualdad, los contratos a tiempo parcial corresponden en una gran mayoría, un 83%, a mujeres.

Falta de relevo generacional

«Para nosotros, la conciliación corresponsable es el reto de esta generación. Así lo valoramos en la Diputación de Gipuzkoa», aseguró Miren Elgarresta. No se trata sólo de conseguir una igualdad y corresponsabilidad plena entre hombres y mujeres, sino que hay otras problemáticas vinculadas: «nos jugamos mucho», porque existe una relación directa entre las dificultades para conciliar y la maternidad tardía, o incluso la decisión de no tener hijos. En Gipuzkoa, recordó Miren Elgarresta, «falta relevo generacional», lo que se traduce en «una sociedad envejecida».

Es innegable que se ha avanzado hacia la igualdad entre hombres y mujeres, pero queda camino por recorrer para llegar a una meta que cada día parece menos una utopía. Miren Elgarresta recordó que «la administración pública debe ser ejemplarizante» para alcanzar este objetivo, pero es indispensable también la implicación activa de las empresas y de cada persona, hombres y mujeres, de una sociedad que quiere ser mejor para todos y todas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos