Un concierto tiene tres partes: músico, organización y público

Dijo Ricardo Requejo que un concierto tiene tres partes. «A los músicos nos encanta tocar y éstos son profesionales y están deseando hacerlo. La organización tiene todo preparado para que los intérpretes conozcan la sala y el público tenga un programa con una pequeña biografía de los músicos. El público, que espero que responda, seguro que lo hará, es la otra parte. Me gustaría pedirle puntualidad, que esté sentado cuando lleguen los intérpretes y no se vaya hasta que estos hayan salido. Y silencio. Ni móviles, ni toses, ni abanicos, que son ruidos muy incómos para quien está tocando. También cuidado con los aplausos, que nos encantan, ya lo saben, pero hay veces que una obra tiene silencios o varias piezas encadenadas, con una continuidad, y es mejor esperar al final para aplaudir». Tras este ejercicio de pedagogía, Requejo se disculpó sin motivo. Nunca están de más unas pautas de buen comportamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos