Cocina vasca para la integración

Alumnos del curso de cocina aprenden recetas locales junto al 'chef' de Jostailu, Javier García Quiñones. / F. DE LA HERA
Alumnos del curso de cocina aprenden recetas locales junto al 'chef' de Jostailu, Javier García Quiñones. / F. DE LA HERA

Adiskidetuak organiza varios cursos de formación para personas extranjeras

IRATI JARA IRUN.

La asociación Adiskidetuak, organiza desde hace varios años cursos de cocina vasca, entre otros, para personas extranjeras. El objetivo principal de las clases, además de aprender un mínimo de la cultura culinaria vasca, es fomentar la integración y el empoderamiento.

Una vez cada dos semanas la sociedad Jostailu recibe a los seis alumnos, cinco mujeres y un hombre, cada uno de un país: Colombia, Perú, Ecuador, Brasil y Venezuela, y al chef, Javier García Quiñones, para aprender a elaborar una receta nueva. En la última sesión, por ejemplo, los alumnos aprendían a preparar uno de los famosos platos vascos: el marmitako. «Hay una gran diferencia entre cascar y cortar la patata, el resultado se nota enseguida» les explicaba Javier. También hubo lugar para las adventencias, «Cuando andéis en cocina intentad siempre llevar el cuchillo abajo», y para las dudas de los más interesados, «¿el arroz hay que echarlo sin lavar?». Los cursos tienen una duración de cuatro horas aproximadamente, lo suficiente para elaborar, cada día, un plato nuevo y conseguir juntar a varias personas para que se conozcan. «No siempre viene la misma gente, estos cursos están pensandos para dar la oportunidad a todo el mundo, aunque el que quiera repetir puede hacerlo sin ninguna duda», apuntaba Rocío Calderón, presidenta de Adiskidetuak.

La magia de la cocina en grupo

Para muchos, los cursos de cocina son la excusa perfecta para juntarse, conocer a gente nueva y pasar un buen rato. «Una bonita manera de integracción y de que hagan buenas redes sociales». Nunca se sabe en qué lugar y en qué momento nacen nuevas mágicas historias. Así que, qué mejor, para las personas recién llegadas, que aprender a cocinar un rico marmitako de bonito al mismo tiempo que hacen amigos en su desconocido y actual país.

Son unos cursos, sin duda, necesarios para la unificación y, también, para el empoderamiento de la mujer. Una combinación perfecta de aprendizaje y diversión.

Lo más importante para que estas actividades salgan bien es que la gente de alrededor ponga de su parte, porque, al fin y al cabo, aunque algunos de los alunmnos acudan únicamente para aprender y conocer a gente nueva, la mayoría de las personas que se apuntan son mujeres que buscan un trabajo de empleado de hogar. «Precisamente, este curso se inició porque una chica recién llegada al País Vasco consiguió un trabajo para cuidar a una persona mayor que, sorprendentemente, pedía como requisito fundamental que ésta supiese cocinar los platos más típicos de aquí» explicaba Rocío. «Sin la ayuda de la sociedad Jostailu, la cuál ha cedido su cocina, y el favor del cocinero, quién se ha apuntado a esta aventura de forma altruista, no hubiera sido posible realizar estos cursos de formación»

Cómo apuntarse

Van a llevarse a cabo diversos cursos durante el transcurso del año. «Ahora tenemos dos de cocina vasca pero en septiembre tendremos más cursos de formación», apuntaba Rocío Calderón. Así que todos aquellos interesados en aprender los secretos y el vocabulario más utilizado en la cocina del País Vasco, ya sea para pasar el rato o para intentar buscar, posteriormente, un empleo, únicamente tienen que llamar al télefono de la asociación 943 639690 o enviar un e-mail a la dirección de correo electrónico adiskidetuak@yahoo.es

Más

Temas

Irun

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos