En busca de otro Samitier

El podio, con Sergio Samitier en lo más alto, tras el último día de competición en el paseo Colón.
/JOSE MARI LÓPEZ
El podio, con Sergio Samitier en lo más alto, tras el último día de competición en el paseo Colón. / JOSE MARI LÓPEZ

Correrán cinco equipos extranjeros, entre ellos, una selección de jóvenes talentos de la Unión Ciclista Internacional La Vuelta al Bidasoa celebrará su 65 edición entre los días 9 y 12 de mayo con cuatro etapas y el mismo trazado que en años anteriores

BORJA OLAZABAL IRUN.

Lo más granado del pelotón sub-23 se volverá a dar cita, en poco más de un mes, en las carreteras de la comarca con motivo de una nueva edición, la 65, de la Vuelta al Bidasoa. A la hora de promocionar eventos deportivos se suele exagerar con el nivel de los participantes, pero no es el caso de esta carrera, ya que muchos de los que pasan por aquí, acaban dando el salto al profesionalismo. El ejemplo más cercano es el del último ganador de esta ronda, Sergio Samitier. El aragonés demostró ser el mejor en las filas del Lizarte y esta temporada está compitiendo en el Euskadi-Murias.

La organización de la vuelta se ha decantado de nuevo por el mismo trazado de los últimos años, que es atractivo para el espectador y duro y competido para los ciclistas. Se volverán a subir los puertos clásicos de esta carera (Jaizkibel, Agina, Aritxulegi y Erlaitz), la primera etapa se decidirá en el muro de Irri Sarri Land y volverá a haber etapa con inicio y final en Orio.

Irun-Irri Sarri Land (100 km)
Alto de Ziga (3º) y meta en el muro de Irrisarri Land (3ª).
Hendaia-Hondarribia (125 km)
Alto de Ziga (3ª) y a pocos kilómetros de meta, Jaizkibel (1ª).
Orio-Orio (130 km)
Mandubia (2ª), Meagas (3ª) y Aia (2ª).
Irun-Irun (75 km)
Gurutze (3ª), Aritxulegi (1ª), Agina (1ª) y Erlaitz (1ª).

Cierto es que al término de la pasada edición, la comitiva que lleva las riendas de la Vuelta al Bidasoa pensó en introducir algún cambio para darle una vuelta de tuerca a alguna de las etapas, pero finalmente se ha decantado por este recorrido que sale casi de memoria.

Las etapas

La 65º Vuelta al Bidasoa comenzará el 9 de mayo, miércoles, con su tradicional salida en Irun. El pelotón circulará por carreteras navarras, donde encontrará la primera dificultad de la prueba, el alto de Ziga. Esta primera etapa, de 100 kilómetros, se suele decidir en el muro final del parque de aventuras de Irri Sarri Land, donde estará situada la meta. Es habitual que hasta allí lleguen juntos un buen número de ciclistas y que sean las últimas rampas las que determinen el primer maillot amarillo.

La cuesta arriba criba en la jornada inaugural y la cuesta abajo en la segunda. Tras salir de Hendaia e ir de nuevo hacia Navarra para volver a subir Ziga, la vuelta toma dirección Lezo para subir el puerto de primera de Jaizkibel. Las rampas hacen daño, pero los más valientes en la bajada son los que consiguen tomar algunos metros de ventaja para poder levantar los brazos en la zona de Harresilanda en Hondarribia tras 125 kilómetros.

La Vuelta al Bidasoa deja la comarca en su tercer día para tomar salida y llegar en Orio. Es la etapa más larga, con 130 kilómetros, y tres puertos, Mandubia (2ª), Meagas (3ª) y Aia (2ª).

Y la cuarta de las etapas es una de las más clásicas. Corta, de solo 75 kilómetros, pero muy dura. Los ciclistas salen y llegan en el paseo Colón de Irun y en medio tienen que superar Gurutze (3ª), Aritxulegi (1ª), Agina (1ª) y Erlaitz (1ª). Solo los mejores consiguen estar delante en el cuarto día de competición.

La organización le volverá a dar carácter internacional a la prueba con la presencia de cinco equipos extranjeros, entre ellos, una selección de la UCI.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos