El Bidasoa-Irun volvió de vacío de Valladolid y con Kauldi lesionado

Tres de los cuatro jugadores de la imagen -Muiña, Salinas y Kauldi- están lesionados./FRAILE
Tres de los cuatro jugadores de la imagen -Muiña, Salinas y Kauldi- están lesionados. / FRAILE

Los irundarras ganaban 17-23 pero se fueron quedando sin efectivos. El propio Kauldi, Muiña y Salinas se pierden el partido de hoy de Copa en Santander

I.A.IRUN.

Al Bidasoa-Irun le crecieron los enanos en Valladolid y perdió 29-28 un partido que parecía ganado. Las bajas por lesión de los laterales zurdos Iago Muiña y Rodrigo Salinas no fueron impedimento para que los bidasotarras completaran un gran partido hasta el minuto 45 aproximadamente.

Siguiendo la estela de los partidos ante Benidorm y Logroño, los de Jacobo Cuétara estaban realizando un gran balonmano. Lo reflejaron en buena defensa -solo diez goles encajados al descanso, diecisiete en el minuto 45-, buen ataque -variedad de goleadores, buenas conexiones con la segunda línea- y, en definitiva, en el marcador, que salvo empates a 6, 7 y 8, siempre caía del lado visitante.

De aquel primer 0-3 se llegó a un posible 10-14 al descanso, pero llegó el único fallo de Cavero desde siete metros y al descanso el marcador era de 10-13. Sí que creció la ventaja en la reanudación, hasta el 12-18 y prácticamente se mantenía en el 17-23. Ya antes se había retirado lesionado Kauldi Odriozola y en los minutos 46 y 47 fueron expulsados con sendas rojas Leo Renaud y Markel Beltza. La acción del francés se podía haber resuelto tranquilamente con una exclusión y la tercera de Beltza fue una invención de los árbitros, ya que apenas hubo contacto con el atacante.

En total, cinco bajas que se fueron produciendo de diversas formas y que dejaron en cuadro al Bidasoa, con una primera línea sin zurdo y una defensa que no daba abasto ante el embravecido Atlético Valladolid. Con el 22-25 Zubiria detuvo un penalty que seguía manteniendo la esperanza, pero no hubo manera de capear el temporal y del 20-24 se pasó al 27-25. Todavía hubo una opción de recuperar un punto con la falta que con reloj a cero lanzó Nonó pero se marchó fuera.

Cuétara, muy orgulloso

Pese a la derrota, Cuétara se mostró «muy orgulloso del esfuerzo realizado por el equipo, que se fue quedando sin gente pero aún así siempre dio el máximo para intentar aguantar. Al final, de todos los condicionantes que puede haber en un partido, el 99% nos fueron desfavorables».

El riosellano valoró muy positivamente que «teníamos el partido controlado, estábamos siendo bastante superiores. Al Atlético Valladolid le costaba hacernos gol y nosotros pese a las bajas estábamos siendo sólidos en ataque».

Después llegaron los problemas referidos. «Nos quedamos sin zurdo para la primera línea, sin gente para defender... Se nos hizo larguísimo».

Sobre las expulsiones de Leo Renaud y Markel Beltza, el entrenador asturiano señaló que «en un partido hay muchas acciones discutibles. Faltas, infracciones, exclusiones... Los árbitros se pueden equivocar. Pero creo que a la hora de sacar una tarjeta roja deben ser más responsables. Las tres exclusiones de Markel fueron muy discutibles. Y la roja directa a Leo, en cada partido hay seis o siete acciones iguales».

Tras esta derrota, el Bidasoa-Irun se queda en la decimotecera posición, con cuatro puntos, los mismos que tiene el Cangas de Morrazo, su invitado en Artaleku, este sábado a partir de las 19.00 horas.

Hoy Copa en Santander

Pero antes de pensar en el Cangas hay que hacerlo en el Sinfin, equipo al que visitarán los irundarras esta tarde en la segunda eliminatoria de la Copa del Rey.

En la primera se enfrentaron equipos de División de Honor Plata como el propio Sinfin, que derrotó por 35-38 al Cisne gallego. El equipo cántabro y los otros siete vencedores pasaron a la segunda ronda, en la que entran los equipos que la pasada temporada quedaron de la mitad para abajo en la Liga Asobal y los ascendidos. La eliminatoria es a partido único y los vencedores se cruzarán en la siguiente con algún equipo de la parte alta de la pasada Asobal, ya a doble partido.

Kauldi, baja dos semanas

En al menos estos dos partidos, Cuétara no podrá contar con Kauldi, Muiña y Salinas, tres de los cuatro zurdos de la plantilla. El de Zumaia sufre un pequeño desgarro del flexor del primer dedo del pie izquierdo y necesitará cerca de dos semanas para recuperar. Mal menor cuando se pensaba que la lesión podía ser incluso más grave. Eso sí, se pierde también el que iba a ser su debut con la selección española absoluta, a finales de mes.

Tampoco viaja hoy Xoan Ledo, con dolor de cabeza y de cervicales por el balonazo que recibió. Para cubrir las bajas, Cuétara se lleva al portero Mindegia, Aldaba y Mancisidor, del filial.

Fotos

Vídeos