El Bidasoa-Irun se atasca en la zona media baja de la clasificación

Vázquez marcó cinco goles contra el Ciudad Encantada./F. DE LA HERA
Vázquez marcó cinco goles contra el Ciudad Encantada. / F. DE LA HERA

Los bidasotarras jugarán su próximo compromiso liguero el viernes en tierras catalanas contra el Granollers En la última jornada cayó 30-23 en su visita al Ciudad Encantada

BORJA OLAZABALIRUN.

El Bidasoa-Irun no está acabando de arrancar. Por unas cosas o por otras, el equipo que entrena Jacobo Cuétara no está alcanzando la velocidad de crucero que se le presuponía antes de que comenzara el campeonato liguero. Las lesiones están siendo una gran losa para los de amarillo. La falta de acierto también ha condenado al equipo en algunos partidos. También se han dado situaciones en las que los de Irun no han estado bien o, simplemente, el rival ha sido mejor.

El sábado, en Cuenca contra el Ciudad Encantada, se dio un poco de todo. Faltaron dos jugadores muy importantes como Jon Azkue y Eduard Nonó. Se perdieron balones en algunas acciones precipitadas o por errores en el pase. El Ciudad Encantada demostró que es un buen equipo. El Bidasoa-Irun volvió a perder tras encajar más de veinticinco goles.

Este último dato empieza a ser sintomático, ya que en las ocho jornadas disputadas hasta el momento, el Bidasoa ha marcado una media de 26,25 goles por partido. Con esta cifra goleadora, los irundarras necesitan dar un paso al frente en defensa si quieren que los puntos caigan de su lado.

Y es que tras caer en Cuenca, los bidasotarras siguen con seis puntos en su casillero, tres victorias en ocho partidos, y forman parte de ese grupo de equipos que componen la zona media baja de la clasificación y que están realmente cerca de los puestos de descenso.

Tras ocho partidos, un total de dieciséis puntos se han puesto en juego, el Bidasoa-Irun ha conseguido seis tras las victorias contra el Benidorm, el Logroño y el Cangas. En este periodo de la Liga Asobal, se echan de menos los puntos que se podrían haber sumado contra el Huesca en Artaleku en la primera jornada o ante el Atlético Valladolid en el Huerta del Rey en un partido que los irundarras llegaron a ir ganando por seis goles.

Esos cuatro puntos extra colocarían a los hombres de Jacobo Cuétara con diez y en séptima posición, pero como siempre se ha dicho, después de visto, todo el mundo es listo. La realidad es diferente.

El Bidasoa-Irun tiene seis puntos en su casillero y ocupa la décima posición. Está empatado con el Huesca, que es noveno, y con el Benidorm, undécimo. Por detrás están el Teucro, con cinco, el Cangas, el Puerto Sagunto y el Logroño, con cuatro, y el Zamora con uno. Son los riojanos los que marcan los puestos de descenso.

Mirar hacia arriba se ha puesto un poco más difícil, ya que solo hay un equipo, el Puente Genil, a un partido. Los cordobeses son octavos con dos puntos más, pero el Atlético Valladolid, que es séptimo, ya tiene tres más.

El gran problema para el Bidasoa es que el calendario no le está dando la más mínima tregua durante esta primera vuelta y tampoco se lo va a dar en las próximas jornadas.

El siguiente partido para los de Irun tendrá lugar pasado mañana viernes en tierras catalanas contra el Granollers. Los vallesanos son cuartos con once puntos y ganarles en su cancha se antoja como un reto más que complicado. Y por si volver a jugar a domicilio fuera poco, la vuelta a Artaleku tampoco permitirá a los bidasotarras sumar puntos. El miércoles que viene el Bidasoa recibirá en Artaleku al intratable Barcelona.

La clasificación puede empezar a apretar tras las dos próximas jornadas, aunque habría que mantener la calma. El Bidasoa tiene un punto menos que el año pasado a estas alturas del campeonato, pero (apuesta personal) acabará la primera vuelta con un punto más que hace doce meses. Al tiempo.

Fotos

Vídeos