El Bidasoa arranca con mal pie y se asoma a un complicado calendario

Cuatro goles para Leo Renaud en el primer partido de la temporada. / F. DE LA HERA
Cuatro goles para Leo Renaud en el primer partido de la temporada. / F. DE LA HERA

La afición de Artaleku pudo ver en acción a las cuatro caras nuevas de la temporada: Ledo, Leo, Redondo y SalinasLos irundarras perdieron en el debut liguero ante el Huesca (25-27)

BORJA OLAZABAL IRUN.

No podemos engañar al personal. Nadie esperaba un arranque de temporada como el realizado por el Bidasoa-Irun. Estreno en Artaleku y ante el Bada Huesca, un equipo al que la temporada pasada se le ganó dos veces. Todo el mundo había apostado por la victoria de los de amarillo, pero el sábado llegó el primer disgusto del curso. Los hombres entrenados por Jacobo Cuétara fallaron demasiado de cara a gol y acabaron perdiendo contra los oscenses.

El técnico dejó claro en la rueda de prensa posterior al choque que con los errores en lanzamiento que habían tenido sus jugadores, es muy difícil ganar un encuentro. Los irundarras tiraron 44 veces a puerta y marcaron 25 goles. Es decir, tuvieron un escaso 56,8% de efectividad. El Huesca no lanzó tanto, solo 38 veces, pero marcó 27 goles con un 71% de acierto. La diferencia es más que considerable.

Sorprendieron, sobre manera, los errores desde los siete metros. El Bidasoa-Irun tuvo cinco penaltis a su favor y solo entró uno. Leo Renaud, que tiró dos penaltis, marcó uno. Lancina, Kauldi y Crowley fallaron. El simple hecho de haber tenido más acierto en estos lances del juego hubieran dado al equipo irundarra el triunfo, pero esto son tan solo elucubraciones que nada tienen que ver con lo que realmente pasó.

Los de amarillo no consiguieron sumar ninguno de los dos puntos que se pusieron en juego y han comenzado la temporada siendo uno de los seis equipos que perdió.

Día de estrenos

El encuentro ante el Huesca sirvió para que la afición bidasotarra viera debutar en partido oficial a las cuatro caras nuevas del equipo: Xoan Ledo, Leo Renaud, Rodrigo Salinas y Mikel Redondo. Dos de ellos, Leo y Redondo, ya sabían lo que era competir para el Bidasoa.

El portero gallego dio buena muestra de lo que puede ser capaz con sus trece paradas y ofreció una buena dosis de espectáculo con el gol que marcó desde su propia portería. Leo Renaud también estuvo acertado, con cuatro goles en seis lanzamientos, y se entendió a las mil maravillas con Iker Serrano. Menos fortuna tuvieron Salinas y Redondo.

El lateral chileno marcó un gol y provocó una exclusión en su primera acción, pero recibió un golpe en el dedo que le ha obligado a llevar un vendaje en las sesiones preparatorias de esta semana. Salinas acabó el partido con dos tantos.

Y Mikel Redondo vio la tarjeta roja directa antes de que se acabara la primera parte. El especialista defensivo del Bidasoa chocó con un jugador rival y los colegiados interpretaron que le había golpeado voluntariamente en la cara. Vista la jugada repetida, se aprecia como el bidasotarra recoge los brazos cuando ve que va a chocar con el jugador del Huesca, pero la dupla arbitral no tuvo compasión con el irundarra.

A Puente Genil

Empezar con derrota no es buena señal y menos si se hace en casa. Y es que ahora el calendario se le pone muy cuesta arriba al Bidasoa-Irun. El sábado los irundarras tendrán que realizar un largo viaje para medirse al Puente Genil. Luego tocará jugar en casa contra el Ademar de León, el miércoles que viene, visitar al Benidorm y recibir al Logroñó.

El conjunto cordobés, próximo rival de los de Irun, también empezó la liga perdiendo.

Fotos

Vídeos