25 años ayudando a las mujeres

Cumpleaños. Alumnas del taller de Manualidades y directivas de Uxoa, ante el decorado del 25 aniversario de la asociación./F. DE LA HERA
Cumpleaños. Alumnas del taller de Manualidades y directivas de Uxoa, ante el decorado del 25 aniversario de la asociación. / F. DE LA HERA

Ochenta socias encuentran en esta agrupación un acogedor espacio para compartir vivencias y actividades de formación y de ocio La Asociación Sociocultural Uxoa soplará el viernes las velas de su aniversario

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.

Son las cinco de la tarde y falta media hora para que lleguen las alumnas del Taller de Manualidades. Son ellas quienes han decorado el local de Uxoa, de cara a la celebración del 25 aniversario de la asociación sociocultural irunesa. Será un cumpleaños alegre y muy concurrido, ya que reunirá, el próximo viernes, a buena parte de las 80 socias que componen la agrupación. «Veinticinco años son muchos, pero hemos hecho tantas cosas que se han pasado volando», dice Isabel Prieto.

Mientras se acerca la hora del taller, Isabel, actual miembro de la junta directiva y una de las primeras socias, va recordando los inicios de Uxoa. «La agrupación socialista nos cedió un local en la Casa del Pueblo para responder a una necesidad que veíamos muy clara: crear una asociación que organizara actividades para la promoción de la mujer», dice. «Y aquí seguimos 25 años después. No tenemos ningún compromiso con la agrupación socialista. En Uxoa hay gente de diferentes ideas políticas, pero agradecemos mucho que nos sigan cediendo el local. De otra forma, sería imposible sacar adelante las actividades, porque no tenemos muchas ayudas».

Aunque los objetivos de Uxoa se mantienen desde sus inicios, el perfil de las socias «ha cambiado mucho», añade Isabel. «Al principio, algunas de las personas que se apuntaban tenían un nivel cultural escaso. Eran mujeres que habían empezado a trabajar a muy temprana edad y apenas estaban escolarizadas. Lo primero que hicimos, porque era lo que las socias necesitaban, fue organizar unas clases de Cultura General. Después, fuimos añadiendo costura, manualidades, gimnasia...»

«El perfil de las socias ha cambiado en 25 años y Uxoa se ha ido adaptando a sus necesidades» Mari Cruz Martín ( Presidenta?

«Veinticinco años son muchos, pero hemos hecho tantas cosas que se nos han pasado volando» Isabel Prieto (Directiva)

«Hay mujeres que vienen aquí o a otras asociaciones parecidas porque se lo recomienda el médico» Encarni González (Directiva)

Hoy en día, el programa que Uxoa presenta cada inicio de curso es muy diferente. «Se ha ampliado mucho», explica la presidenta de la asociación, Mari Cruz Martín. «Nos hemos ido adaptando a lo que las socias han ido demandado. Afortunadamente, ya no hace falta dar clases de Cultura General. Hoy, las actividades son otras. Tenemos conferencias y cafés-tertulia, que lleva con mucho éxito María Jesús Garín, cursos de memoria, de manualidades, clases de pilates, de yoga, de zumba, de bailes en línea... Además, ya vamos por la séptima temporada de teatro. Montamos nuestras pequeñas obras, sainetes de media hora, porque tampoco estamos ya para más. Luego hacemos representaciones en nuestro local, en otras asociaciones y en residencias de ancianos. Lo que pretendemos es que la gente se divierta y divertirnos nostras también».

Terapia y lucha

Al igual que otras asociaciones de mujeres, además de ofrecer actividades formativas y de ocio, Uxoa cumple una importante labor terapéutica. «Hay mujeres que llegan aquí, como a otras asociaciones, por recomendación del médico», dice Encarni González, veterana socia y miembro de la junta directiva. «En Uxoa, hay muchas viudas y separadas de 55 años en adelante. Algunas son mujeres que han dedicado su vida al marido y a los hijos. Pero los hijos son mayores, tienen sus propias vidas y cuando el marido muere o después de una separación, sienten un vacío grande. Se encuentran muy solas. Pero vienen aquí y encuentran su grupito, hablan de todo y hacen muchas cosas».

Uxoa comparte con otras asociaciones de mujeres la lucha por la igualdad y contra la violencia de género. «Por fortuna, no tenemos en este momento ningún caso de malos tratos, pero sí nos ha llegado alguno y hemos enviado a la persona a los servicios donde mejor la van a ayudar», comenta Isabel.

El camino hacia la igualdad está siendo largo y nada fácil. «Todavía falta mucho para llegar al punto que tenemos que llegar», añade Isabel. Hay diferencias en los sueldos, jornadas laborales dobles, fuera y en casa... Pero vamos dando pasos. A mí me ha tocado ir a sacar el pasaporte a las niñas acompañada por mi marido o ir a abrir una cuenta y tener que firmar mi marido. Yo he vivido todo eso», añade Isabel.

«Lo bueno es que los jóvenes ya vienen de otra forma», añade Mari Cruz. «Ya vienen haciendo las cosas de casa, porque ven lo que trabajan sus mujeres, pero no saben lo que ha costado llegar hasta aquí».

Temas

Irun

Fotos

Vídeos