Alpargatas cuando no importa que llueva

Soldados del Alarde público disfrutan de la fiesta en la concentración de tropas de la plaza de San Juan. / FOTOS ARIZMENDI
Alarde Público

«No estamos menos animadas por los chaparrones, vamos a disfrutar del día igualmente»

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.

Hay algo que puede fastidiar más que alpargatas cuando llueve y es alpargatas cuando llueve, desfilando en Artillería con mulos y cañones y encontrando levantados los pivotes que te impiden seguir el recorrido del Alarde cuando estás a punto de completarlo. Eso es lo que le sucedió ayer, en el entorno de la calle Santa Elena, a esa unidad que huele especialmente a pólvora. Varios componentes de la Batería tuvieron que esperar la llegada de los municipales, con la llave que permitió franquear el paso. Quizá por ese motivo, cuando finalmente y con algo de retraso, alcanzaron el puente de la ermita, uno de los sufridos artilleros gritó un «¡Viva Zapata, cabrones!», que arrancó las carcajadas de la Escuadra de Hacheros y de toda la tropa.

Los malditos pivotes fueron la anécdota de la jornada, como lo fue la lluvia, que finalmente quedó en eso, en una mera anécdota. En las primeras horas del día de San Marcial, nadie pensó que los chaparrones pudieran ser tan insignificantes para la fiesta. «Me he venido mojando casi desde que he salido de casa, pero no me importa», decía la cantinera de Anaka, Iraia Maillo. «Si llueve, que llueva. No estamos menos animadas por los chaparrones. Vamos a disfrutar igualmente. Si la ropa ha aguantado por la mañana, seguro que aguantará por la tarde».

También tuvo un largo paseo bajo la lluvia la cantinera de la Compañía Landetxa hasta llegar a la plaza Urdanibia. Amaia Balda estaba «muy contenta y muy animada. He desfilado varios años con la escopeta en esta misma compañía. Este año ha sido algo especial, porque tienes más protagonismo, pero todos los años he disfrutado mucho. Tal y como ha salido hoy el día, hemos tenido mucha suerte hasta llegar a la iglesia».

«Ha sido todo tan superemocionante que no me ha importado que lloviera», añadía la cantinera de la Banda, Isabel Guevara. «He desfilado casi siempre de txilibito, pero hoy ha sido muy bonito ver cómo se vuelca la gente. Además, la lluvia nos ha dado una buena tregua y no hemos pasado frío porque la guerrera abriga bastante».

«Aguada, pero estupendamente», se encontraba la cantinera de Artillería Oihana Fierro. Ilargi, la yegua, se ha portado de maravilla y no ha resbalado ni una vez».

«Secaremos un poco la ropa y a la tarde, otra vez a salir con muchas ganas», añadía Ariane Bergara, la cantinera de Caballería, una casi veterana del desfile mixto. «Este año ha sido diferente, porque he ido a caballo y de cantinera, pero lo que es de verdad especial es salir en este Alarde».

Fotos

Vídeos