Diario Vasco

«Artaleku tiene que ser una olla»

La afición bidasotarra sabe cómo animar al Bidasoa-Irun en las grandes ocasiones.
La afición bidasotarra sabe cómo animar al Bidasoa-Irun en las grandes ocasiones. / F. DE LA HERA
  • Jacobo Cuétara y los jugadores del equipo irundarra esperan que la afición ayude a conseguir la hazaña

  • El Bidasoa-Irun busca la remontada copera ante el Benidorm (19.00 horas)

Artaleku impone. Es una realidad. Su capacidad no es superior a la de muchos pabellones de la Liga Asobal, pero la ausencia de fondos y las dos gradas principales, de una altura más que considerable, convierten la cancha en un agujero en el que uno lo puede llegar a pasar muy mal.

Eso es lo que tienen que conseguir hoy la plantilla y la afición del Bidasoa-Irun, que los jugadores del Benidorm se hagan pequeños en la pista de Artaleku. Que las gradas se les caigan encima. Que lo pasen realmente mal viendo como una estampida amarilla pasa por encima de ellos.

Y es que tras el 28-21 con el que acabó el encuentro de ida en tierras alicantinas, no hay otra manera de conseguir la remontada y poder acceder a la final a ocho con la que se decidirá el título de la Copa del Rey. El Bidasoa-Irun tiene que hacerse muy grande y someter al Benidorm esta tarde a partir de las siete en Artaleku. No dejar que los de Zupo Equisoain se sientan cómodos.

Al menos, esta tiene que ser la sensación general en la cancha. Aunque bien es cierto que la remontada no se va a dar en dos minutos. Que un arreón final podría permitir la hazaña. La tensión tiene que ser máxima, pero llevada con sangre fría. Con suma paciencia.

Para levantar siete goles en contra se tienen que dar todos los condicionantes. El Bidasoa-Irun tiene que hacer un gran partido. El ataque tiene que ser efectivo y la defensa contundente. El rival debe ponerse nervioso. Los árbitros tienen que permitir un partido duro. La afición tiene que apretar desde el primer minuto. Solo así será posible vivir una noche mágica en Artaleku.

Creen que es posible

La sensación de que es posible conseguir la remontada ha ido creciendo en las últimas horas. De la decepción inicial tras el encuentro en Benidorm se ha pasado a la euforia previa al encuentro de esta tarde y en las redes sociales se ha hecho un llamamiento al espíritu de Astrakan.

En la temporada 2000/2001, el Bidasoa perdió 30-22 en la ida de los octavos de final de la Copa EHF contra los rusos, pero le dio la vuelta a la eliminatoria tras ganar en Irun 28-19. Esto demuestra que hasta lo más difícil se puede conseguir.

Jacobo Cuétara, que habla en nombre de la plantilla, hace un llamamiento a los aficionados apuntando que «es una petición mía y de los jugadores, queremos que los seguidores nos vayan a apoyar. Si no hacemos de Artaleku una olla a presión, que nos anime, que presione al rival, va a ser muy complicado remontar al Benidorm. Es un día clave».

Cuestionado por las opciones que tiene el Bidasoa, el técnico apunta que «vamos a buscar la remontada y creemos en ello por toda la gente que confía y va a ir a animarnos para intentar conseguirlo. Traemos un resultado muy negativo pero tenemos que luchar hasta el final para intentar el pase. Hay que tener confianza y jugar al nivel que hemos demostrado en otros partidos. Al Puente Genil al descanso le íbamos ganando por siete, a Puerto Sagunto le remontamos ocho goles en la segunda parte... son remontadas que se pueden conseguir».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate