Diario Vasco

Tres derrotas para el Bidasoa-Irun y vuelven los partidos de ganar o ganar

Crowley, con problemas en la espalda, no pudo jugar en Cuenca y es duda para el sábado.
Crowley, con problemas en la espalda, no pudo jugar en Cuenca y es duda para el sábado. / F. DE LA HERA
  • Los de amarillo tienen cuatro puntos de ventaja con el Benidorm, que marca el descenso y es el próximo rival

  • Los irundarras cayeron en su visita al Ciudad Encantada (29-28)

Las jornadas de relajo se han acabado para el Bidasoa-Irun. Después de varias semanas de buenos resultados y vistazos a la parte alta de la clasificación, la Liga Asobal le ha dado un golpe al conjunto irundarra, que tiene que volver a ponerse alerta. Los hombres entrenados por Jacobo Cuétara acumulan tres derrotas de manera consecutiva y esto ha provocado que los tres últimos partidos de la primera vuelta sean de los que hay que ganar o ganar. No hay otra opción.

Después de las victorias ante el Granollers y el Huesca, el Bidasoa-Irun no ha podido sumar puntos contra el Guadalajara, el Barcelona ni el Ciudad Encantada. De estos encuentros, el único disputado en Artaleku fue ante los catalanes, pero la derrota en la última jornada en Cuenca fue la que más dolió.

Vencer a domicilio no es fácil en este campeonato, pero los bidasotarras viajaron a tierras manchegas con opciones y durante gran parte del partido fueron mejores que su rival. El Bidasoa llegó a tener hasta cinco goles de renta en la segunda mitad, pero acabó perdiendo 29-28.

Jacobo Cuétara reconoce que «estoy contento porque hicimos un buen partido, pero no supimos rematarlo. Es muy difícil ganar cuando en la segunda parte haces solo una parada y tuvimos muchas acciones parables. Con tres o cuatro paradas hubiéramos ganado. Aun así, creo que el encuentro que hicimos era como para haber ganado».

La victoria hubiera dado una buena dosis de tranquilidad al equipo de Irun para afrontar los tres últimos partidos de la primera vuelta, pero la derrota les obliga a apretarse los machos.

Y es que la renta con los puestos de descenso sigue siendo más que interesante, de cuatro puntos, pero ahora toca jugar contra dos de los equipos que están en esa zona de la clasificación.

El discurso es el mismo que la semana pasada. El Bidasoa-Irun está en un momento de la temporada en el que sumar cuatro de los seis próximos puntos le permitiría afrontar con tranquilidad la segunda ronda del campeonato, pero tropezar contra rivales directos elevaría mucho la tensión.

Todo en siete días

Los tres últimos partidos de la primera vuelta se disputarán en solo siete días. El primero, el sábado a partir de las siete en Artaleku contra el Benidorm. Los alicantinos son los colistas de la Liga Asobal con cinco puntos, mientras que el Bidasoa es duodécimo con nueve. Ese mismo día, el Cangas, penúltimo con otros cinco puntos, visitará al Sinfín, decimotercero con siete.

Las cuentas son sencillas. Una victoria podría dejar a los de amarillo con un importante colchón de seis puntos sobre los puestos de descenso, pero una derrota le dejaría a solo dos de la quema. Tal y como está la clasificación, la diferencia entre ganar y perder es enorme.

Después de jugar contra el Benidorm, el Bidasoa-Irun tendrá que visitar entre semana al Atlético Valladolid, que es sexto con doce puntos, y acabaría la primera vuelta jugando en Artaleku contra el otro equipo que está en puestos de descenso, el Cangas del Morrazo.

La gran ventaja que tienen los de amarillo para afrontar dos de estos tres importantes partidos es que lo harán en Artaleku, ante su público. El pabellón irundarra está siendo una caldera y tiene que seguir siéndolo. La afición será vital.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate