Diario Vasco

Ganar para mantener la calma

Jon Azkue, una vez superados sus problemas físicos, ha recuperado su mejor versión.
Jon Azkue, una vez superados sus problemas físicos, ha recuperado su mejor versión. / F. DE LA HERA
  • El Bidasoa-Irun visita esta tarde al Ciudad Encantada en Cuenca con el objetivo de romper la racha de dos derrotas consecutivas (18.30 horas)

Jacobo Cuétara ha repetido desde su llegada en muchas ocasiones que no se puede jugar cada partido como si fuera una final. Por el momento, el Bidasoa-Irun no ha tenido la soga al cuello por los buenos resultados que está cosechando. Pero para seguir con este relativo estado de tranquilidad, no queda otra que seguir sumando puntos.

Los irundarras han acumulado dos derrotas en las dos últimas jornadas tras perder en su visita al Guadalajara y en Artaleku contra el Barça. Dos resultados que entraban dentro de la lógica, uno por el hecho de jugar fuera y el otro por hacerlo ante el mejor equipo del campeonato.

Afortunadamente, no haber sumado ningún punto no ha perjudicado en exceso a los de Irun, que siguen con una interesante renta sobre los puestos de descenso. El Bidasoa afronta esta duodécima jornada con nueve puntos en su casillero y con cuatro de ventaja sobre el Benidorm, que marca la zona peligrosa y que ya ha disputado su partido. Un poco más abajo, con cuatro puntos, está el Cangas, que recibe al Villa de Aranda.

El Bidasoa-Irun visita esta tarde al Ciudad Encantada, que cuenta con ocho puntos y un triunfo, además de servir para salir del pequeño bache en el que se ha metido, le permitiría seguir sin ningún tipo de agobio. De hecho, alcanzar los once puntos supondría superar la mitad de los puntos que suelen ser necesarios para lograr la permanencia a falta de tres jornadas para el final de la primera vuelta.

La temporada se le puede poner muy de cara a los irundarras, aunque no será fácil ganar en un pabellón como el Sargal, en el que los manchegos han conseguido las cuatro victorias que han logrado esta campaña.

Jugadores tocados

Lo que no cambia en el Bidasoa son los problemas que está teniendo Jacobo Cuétara por culpa de las lesiones. Al margen de la de Vázquez, ninguna grave, pero que no están permitiendo que los entrenamientos sean de calidad.

Esta semana siete jugadores han tenido problemas. Han sido Zubiria, Crowley, Cavero, Beltza, Muiña, Cristian y Nonó. Cuétara espera poder contar con todos para medirse al Ciudad Encantada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate