Diario Vasco

El Bidasoa-Irun y Artaleku volvieron a hacer grande la Asobal

Crowley lanzando a portería en el partido de ayer contra el Barça en Artaleku con Pérez de Vargas en la portería.
Crowley lanzando a portería en el partido de ayer contra el Barça en Artaleku con Pérez de Vargas en la portería. / F. DE LA HERA
  • 1.900 aficionados estuvieron cerca de llenar el pabellón a pesar de que todos tuvieron que pasar por taquilla

  • Los irundarras plantaron cara durante media hora al Barcelona

Partidos como el del miércoles en Artaleku son los que pueden permitir que la Liga Asobal vuelva a ser grande. Lejos del resultado, lógicamente el Barça le acabó ganando con comodidad al Bidasoa por nueve goles, 26-35, el ambiente que se vivió antes, durante y después del encuentro fue para poner en un marco.

Se dieron cita dos equipos históricos, los dos únicos campeones de Europa de la liga que siguen vivos. Todo el mundo ha recordado durante los últimos días los grandes duelos de los años noventa. Todo el mundo ha pensado lo bonito que hubiera sido que la racha del Barça la cortara el Bidasoa en Artaleku. No hubiera habido un lugar mejor.

Además, el partido estuvo vivo durante la primera mitad. Los de amarillo volvieron a ser chocolateros y tutearon al conjunto catalán. El Bidasoa-Irun fue por delante en varias ocasiones, levantó al público metiéndole un 3-0 de parcial al todopoderoso Barça y se marchó al descanso con solo dos tantos de desventaja, 13-15. La segunda parte fue otra historia, pero el público siguió entendiendo los esfuerzos de unos y otros y el choque se cerró con una gran ovación para los dos equipos.

Tras once jornadas de campeonato no hay alguien que no hable de lo bien que lo está haciendo el conjunto de Irun. De lo bien que se ha rehecho el club. El Bidasoa, lejos de poder competir contra los mejores equipos de la Asobal o de Europa, sigue enganchando a los irundarras y al mundo del balonmano.

«Nos ayuda a crecer»

La derrota contra los blaugrana no duele porque se esperaba, pero eso no quita para que el entrenador bidasotarra haga un análisis meramente deportivo de lo acontecido.

Jacobo Cuétara cuenta que «fue media hora de muy buen balonmano y otra media de lo esperado. Estoy contento por muchas partes del partido, en las que hicimos muy buen juego y buen trabajo en ataque y defensa. Participamos todos, no arriesgamos con jugadores como Markel, que tiene algunas molestias, y nos quedamos con muy buena sensación de la primera parte. Teníamos como objetivo ser mejores y creo que el partido nos va a ayudar a crecer».

El técnico también vio cosas negativas y explica que «en la segunda parte nos hicieron muchos contraataques provocados por malos ataques nuestros. No tuvimos paciencia, eso propició más ataques para ambos equipos y que nos marcaran más goles. En resumen, en la primera parte estuvimos bien en todas las fases del juego y en la segunda peor en todas las fases del juego».

Cuétara tampoco esconde que «siempre sueñas con hacer un partidazo los sesenta minutos y ganarle al Barça. De momento les hemos hecho una parte».

El Bidasoa, con la derrota ante el Barça y a falta de que mañana finalice la jornada, se mantiene en la zona media con nueve puntos y cinco de renta sobre los puestos de descenso, aunque el colista Benidorm no ha jugado. El próximo partido para los de Irun será el sábado que viene contra el Cuenca Ciudad Encantada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate