Diario Vasco

Nunca es tarde si la dicha es buena

José Gómez de Arriba llega a meta en la Donibane-Hondarribia.
José Gómez de Arriba llega a meta en la Donibane-Hondarribia. / F. DE LA HERA
  • Después de haber quedado segundo en la Donibane-Hondarribia quiere completar la Behobia en 1h07

  • El irundarra José Gómez de Arriba llegó al atletismo hace tres años y ya está con los mejores

El de mañana es un día grande para el atletismo. Y es que mañana se celebra una nueva edición, la número 52, de la carrera popular por antonomasia, la Behobia-San Sebastián. Más de 30.000 atletas tratarán de completar los veinte kilómetros de trazado entre Irun y la capital guipuzcoana. En cada metro de la carrera, una multitud jaleará desde el primer al último de los participantes. Esa es la gran magia de la Behobia, una carrera que nadie se quiere perder.

Unos pocos lucharán por la victoria, otros lucharán contra su propio crono y la gran mayoría levantará los brazos al cruzar la meta porque llegar al boulevard donostiarra ya es todo un éxito.

Para los 'runners' de la comarca los kilómetros más especiales son los cinco primeros, los que transcurren por Irun. Behobia, Avenida Navarra, Paseo Colón, Avenida Gipuzkoa, Alto de Arretxe y Ventas.

Entre los bidasotarras que tomen la salida, a las diez de la mañana el grupo de los favoritos y a las 11.35 el útlimo, algunos querrán estar entre los mejores. El año pasado el mejor fue el hondarribitarra Gerardo Amunarriz (23º) y luego llegó el irundarra Javi Pérez 'Conte' (41º).

Para esta edición, puede que el atleta de la comarca que llegue en mejor forma sea José Antonio Gómez de Arriba. El año pasado fue el 96º con un tiempo de 1h13:31, aunque tiene 1h11.38 de hace dos, y este año quiere parar el reloj en 1h07:00. Eso le colocaría cerca del Top-10 de la Behobia, a la que se presenta tras su segundo puesto en la última Donibane-Hondarribia.

Atleta tardío

José, que corre para el Super Amara BAT, había jugado toda su vida al fútbol y fue hace solo tres años cuando empezó a dedicarle tiempo al atletismo. El irundarra cuenta que «he estado casi treinta años con el fútbol, pero lo dejé, me casé, dejé de hacer deporte y empecé a coger kilos. Pensé que tenía que ponerle remedio y me puse a correr. El objetivo era la Behobia y hace tres años hice 1h21. Me piqué un poco y me puse más en serio entrenando con Julen Olamusu y bajé diez minutos. A partir de ahí empecé a hacer más carreras, a competir con el BAT, hice cross, pista... Tengo ya una edad y no es lo habitual, pero creo que puedo ir a mejor».

Aunque ha llegado tarde al mundo del atletismo, Gómez de Arriba sabe lo que es hacer un segundo puesto en la Donibane o ganar carreras como la Abay-Etiopia o la subida a San Marcial. «Nunca me había puesto el objetivo de las victorias porque llevo muy poco tiempo, pero cada vez me veo más capacitado para estar en buenas posiciones. Si hace dos años me dices que voy a hacer segundo en una Donibane me hubiera reído. También recuerdo mi primera victoria, en la Abay-Etiopia de diez kilómetros. Luché con Gerardo Amunarriz hasta el final y no esperaba ganar. Se me escapó y daba por bueno el segundo puesto, pero al final le gané. Es algo que nunca se me va a olvidar».

Ahora le toca la Behobia-San Sebastián, de la que cuenta que «el objetivo es estar en el segundo o tercer grupo y hacer una bonita carrera. Hacer 1h07 sería un buen resultado. Es una gran carrera, muy dura y con un último kilómetro espectacular por el público, pero me quedo por el paso por Irun, que es donde está mi gente animando».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate