Diario Vasco

La Parte Vieja retoma su transformación

Sin muro. La calle San Marcial y el parque Sargía se relacionarán de otra forma tras las obras.
Sin muro. La calle San Marcial y el parque Sargía se relacionarán de otra forma tras las obras. / F. DE LA HERA
  • El parque de la Sargía se servirá de ambas actuaciones para disfrutar también de su propia renovación

  • Este mes comenzarán las obras en la calle San Marcial a las que seguirán en 2017 las del Frontón Uranzu

El comienzo de una nueva fase de obras en la Parte Vieja es inminente. El Gobierno municipal ha adjudicado a Obegisa los trabajos de reurbanización de la calle San Marcial. En cuestión de semanas se firmará el contrato y los operarios llegarán a esta vía que conecta las plazas de Urdanibia y San Juan.

Tal y como destacaba el alcalde, José Antonio Santano, después de que esos dos espacios, «centrales y de referencia en la ciudad, hayan sido renovados en estos últimos años, tocaba actuar en la calle-cuesta que los conecta». El proyecto se redactó desde la premisa de que en esa conexión ganara presencia el peatón, «aunque dada la importancia que tiene para todo el tráfico en la ciudad, seguirá habiendo circulación de vehículos», advertía Santano. A cambio, las aceras, con nuevo pavimento, comerán sitio a los aparcamientos que quedarán reducidos a unas plazas «de OTA exprés en la zona más cercana al SAC. Fue una de las modificaciones tras el proceso de participación con vecinos y comerciantes».

En busca de mejorar «la seguridad y la tranquilidad» al paso por esta calle, también se va a renovar completamente la iluminación. Pero, sin duda, el gran cambio llegará en la relación entre la calle y el adyacente parque. El muro que los separa hoy desaparecerá en favor de una ladera verde y de nuevos puntos de acceso. El conjunto de la operación costará finalmente 844.000 euros y una vez inicie los trabajos, la empresa adjudicataria dispondrá de 35 semanas para completarlos.

Continuará con el frontón

Esta obra de la calle San Marcial es heredera de las realizadas en las plazas que une, pero no tanto de una como de la otra. «Lo que hicimos en la plaza Urdanibia ha empezado a cambiar el entorno, al menos en parte». Santano se refería al ambiente, «al tipo de gente que se mueve. En la zona de la plaza más cercana al euskaltegi, con la apertura de nuevos bares, hemos visto cómo cualquier día, especialmente los fines de semana, se acerca a tomar el aperitivo gente que hace unos años no lo hubiera hecho».

La actuación ahora adjudicada pretende dar continuidad a una transformación que también, levemente, ha tocado a la calle Uranzu. Y no será la última. «Estamos trabajando en el proyecto para la renovación del Frontón Uranzu, que nos gustaría que pudiera empezar en el primer semestre del año que viene». En estos momentos las líneas generales del proyecto se están contrastando con las entidades deportivas que usan la instalación y se hará igualmente con la A VV del barrio. «De momento», contó Santano, «hemos estado con Kurpil Kirolak y ha sido muy útil y positivo porque aportaron cosas que los redactores del proyecto van a tener en cuenta».

Llegará el momento de mostrar la propuesta concreta, pero la línea maestra «está bastante clara y creo que casi todo el mundo la comparte». Partiendo de la consolidación del frontón en su ubicación actual y del mantenimiento del frontis, la idea principal es crear una nueva entrada desde el parque como acceso principal. «Vamos a mejorar también el graderío y a aprovechar mejor el espacio disponible para usos deportivos, incluyendo la parte más alta del frontón txiki anexo».

Cambiará por dentro y por fuera con la esperanza de que ese edificio que actualmente parece un grueso muro que cierra el parque se transforme un foco de actividad y en un valor de atracción para el barrio. Por esas nuevas características, pero principalmente por esa futura entrada, el proyecto del frontón, como antes el de la calle San Marcial, afectará a la Sargía, donde, tras las dos actuaciones, se habrán generado nuevos accesos y nuevos espacios, todo con la vocación de hacer el parque más accesible, cómodo y utilizado.

El horizonte en el que Santano ubica la culminación de todo el proceso es «finales de 2018, tras una inversión de más de cinco millones».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate