Diario Vasco

David Rodríguez Losada: «Recuperaría mi primer corto, era espantoso pero nos divertimos»

La gasolinera de la avenida de Navarra es el escenario principal de 'La noche del ratón', el primer largometraje de David.
La gasolinera de la avenida de Navarra es el escenario principal de 'La noche del ratón', el primer largometraje de David. / F. DE LA HERA
  • Este irundarra es el director de 'La noche del ratón', una película rodada en Irun y que ya se ha visto en más de medio mundo

Al puro estilo Mary Shelley y su doctor Frankenstein, vamos a crear nuestra criatura particular. Un 'monstruo' cinematográfico. Pongámosle lo mejor de Truffaut, el cineasta que antes de director fue crítico de cine. Un poco de Hitchcock, por su don para crear suspense. Y algo de Spielberg, por sus primeros pinitos con una Super-8 jugando con sus amigos en el colegio. Lo tenemos. Una descarga eléctrica y... ¡Comienza a funcionar! A excepción de Mary Shelley, nosotros sí vamos a ponerle nombre: David R.Losada.

-Ciencia ficción, ¿definimos así lo que ha sucedido con 'La noche del ratón?

-(Risas) Pues en ocasiones me he sentido muy marciano o como si estuviera en un videojuego. Sí, puede que todo esto tenga algo de ciencia ficción, ¿por qué no?, pero todo es muy real.

-¿Incluso lo que sucede en la gasolinera de la avenida de Navarra?

-¡Shhhh! Todavía hay gente que no ha visto 'La noche del ratón', no se la contemos.

-Tienes razón, podrán verla el 18 de noviembre en el Amaia. Qué pena no tener el Avenida, ¿verdad?

-¡Y tanto! Tengo el recuerdo de ir cada semana a ver lo que pusieran. Me daba igual, lo mismo veía una de Scorsese que 'Street Fighter'.

-¿Tus primeros recuerdos cinematográficos son ahí, en el Avenida?

-Del Avenida tengo muchos recuerdos, pero no los primeros. Mi primer recuerdo cinematográfico es en casa de mis abuelos. Estaban viendo 'El Padrino' y me tuve que ir.

-Vito Corleone, son palabras mayores para un niño.

-Sí, sí. Con el tiempo se ha convertido en una película que me encanta, pero recuerdo que ese día solo alcancé a ver 15 o 20 minutos. Me dio tanto miedo que me fui...

-¿Te fuiste detrás de las cámaras?

-(Risas) Bueno, lo de grabar también empezó hace mucho. Desde txiki lo recuerdo como una diversión. En EGB, en los recreos, tampoco es que no jugara a fútbol, pero me divertía más juntarme con otros compañeros para pensar cómo grabar nuestra propia versión de 'Regreso al futuro' con unos muñecos y la videocámara de nuestros padres.

-¡Ojalá hubierais tenido una Super 8 como Spielberg!

-¡Nos daba igual! Era algo inconsciente, pero vocacional. Grabábamos cosas espantosas, pero nos divertíamos mucho.

-¿Dónde están esas cintas?

-Creo que todo se ha perdido. ¡Y menos mal!

-¿Todo? ¿El primer corto también?

-La primera vez que grabamos algo conscientes de tener que montarlo después, fue en el insti. Eso sí se parecía a un corto. Lo llamamos 'El morador de las sombras'. Mira, eso sí me gustaría recuperar. Era espantoso, pero nos divertimos tanto...

-La hemeroteca del periódico me chiva que ese corto tiene un premio en 2007...

-Sí, con el tiempo hicimos la versión en color de 'El morador de las sombras', lo presentamos al Certamen de Cine y Video Joven de Irun y ganamos el premio al mejor corto de la comarca. Pero no teníamos intención de profesionalización...

-Tanto que tú de profesión eres periodista, ¿verdad?

-¡Eso es! Estudié periodismo. Yo no era consciente de que esa energía o diversión por el cine pudiera verbalizarla de una manera profesional.

-¿Ni siquiera escribiendo críticas?

-Tampoco. En 'precríticas.com' también escribía por diversión. Veía películas y me gustaba escribir sobre ellas. Nada más.

-¿Cuando llega lo serio entonces?

-Unos años después, sí que pensamos en hacer algo un poco bien. Hicimos 'Enarmonía' con un casting espectacular, que no sé todavía cómo lo reunimos.

-Amaia Salamanca vino a Irun, sí.

-Sí, sí. Y Gorka Otxoa, Secun de la Rosa y Álex Angulo, pero a nosotros solo nos interesaba hacer el corto. No pensábamos en el después. Éramos ignorantes en ese proceso, así que hicimos un par de cortos más y ya sí que sí, nos sentamos para hacer algo serio.

-¿Una película?

-Sí, yo estaba trabajando en una agencia de publicidad cuando empezamos a mover los hilos para hacer el primer largometraje.

-¿Y cómo empieza?

-¡A la vasca! Era enero o febrero, no recuerdo bien, cuando le dije a Asier Vázquez, mi amigo y productor, «vamos a hacer una peli y la vamos a rodar en verano». Rubén Ávila y yo teníamos el guión hecho, a nivel de producción había un par de localizaciones complicadas, pero salieron fácil. Empezamos a empujar y...

-¿Acertaste? ¿Rodaste en verano?

-A finales, sí. (Risas) Cuando vimos que lo más complicado salía, fuimos para delante.

-La gasolinera de la avenida de Navarra se convirtió en un set...

-Pues sí. Rodamos allí el grueso de la película. Fueron unos veinticinco días de rodaje. Bueno, más bien noches. La gasolinera cerraba a las diez y rodábamos de doce a cinco de la madrugada.

-¿Queríais una peli de suspense?

-Queríamos una película de genero, una que llamase la atención de determinada gente, que nos sirviese de reclamo. Es un género muy divertido de hacer, pero si algo no sale bien te deja en evidencia.

-¡Y más si estrenas en América!

-Y tanto, ¡qué rocambolesco fue todo! Nunca habíamos hecho casi nada por mover un trabajo nuestro y nos encontramos con un ejectuvio de Las Vegas que vio la peli y le gustó. Ni siquiera sabíamos que podía ocurrir que una agencia de Los Ángeles se interesara por nosotros.

-Pero sucedió...

-Sí, y nos plantamos en el Festival de Cine de Santa Bárbara a presentar y estrenar la película.

-¡Directo al celuloide!

-Fue todo difícil de creer, sí. Allí teníamos un publicista, salíamos de un coloquio y lo mismo nos llevaba a una entrevista en una televisión que nos decía que teníamos que estar de traje en la alfombra roja de 'noséqué' premio a Jennifer Aniston. Era todo muy marciano, pero muy curioso.

-¿Es más difícil estar en la fombra roja o contestar a las preguntas de un coloquio?

-Hay preguntas difíciles, ¿eh? Recuerdo que allí en Santa Bárbara nos preguntaron si nos habíamos inspirado en el francotirador de Dallas. Alucinante. En el Festival de Nantes me preguntaron si me había inspirado en Hopper para un plano concreto. Y en Donostia por un fantasma. Los coloquios también son divertidos.

-Te has metido a los americanos en el bolsillo y a medio mundo...

-La película sé que está comercializada en Argentina y Chile. Acaban de vender los derechos a Corea del Sur y en Japón y Taiwan la tienen en DVD. Y en noviembre saldrá aquí una edición muy chula en DVD.

-¿Y ahora qué? ¿En qué punto está el guión de David?

-Estoy muy contento. Estoy trabajando en nuevos proyectos, uno de ellos con la agencia americana que me ha ofrecido un guión para que lo dirija.

-Lo siguiente, una estrella en el paseo de la fama de Hollywood, ¿no?

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate