Diario Vasco

La Asamblea de Servicios de Txingudi ya acoge a todos los grupos políticos

Nuevos estatutos. Todos los grupos de Irun y Hondarribia están ahora presentes en la Asamblea.
Nuevos estatutos. Todos los grupos de Irun y Hondarribia están ahora presentes en la Asamblea.
  • La Mancomunidad confirmó que el agua sube un 2,98% y los residuos, un 3,8% a los que separan el orgánico y un 20% a quienes no

La Asamblea de Servicios de Txingudi confirmó ayer la subida de los precios públicos que los vecinos de Irun y Hondarribia afrontarán el próximo año por los servicios de abastecimiento y saneamiento de agua y de recogida y gestión de residuos. Fue una cita en la que se trataron otras cuestiones fundamentales para la entidad pública, como el balance de ejecución del Plan Decenal de Inversiones 2005-2015 o su reedición para el periodo 2016-2025, aunque este último quedó sobre la mesa para dar tiempo a que los miembros de la Asamblea puedan hacer aportaciones. Entre esos miembros había ayer cierta satisfacción. PSE-EE de Hondarribia y Bildu y PP de Irun y de Hondarribia pudieron asistir al encuentro con voz y voto por primera vez en este mandato. En la propia asamblea se dio cuenta del cambio estatutario que lo posibilita y que ya habían refrendado los Plenos de ambos municipios.

La presencia de todos los grupos no fue una cuestión lateral. José Miguel Ochoteco (PP-Hondarribia) y especialmente Juana de Bengoechea (PP-Irun) y Oinatz Mitxelena (Bildu-Irun) llevaron al debate varias preguntas que se sumaron a la ya habitual presencia activa e incisiva de Ortzi Alonso (Abotsanitz), que tiene su sitio en este órgano desde el comienzo del mandato. A raíz de sus peticiones, PSE y PNV optaron por retrasar la toma de algunas decisiones pese a que ostentan mayoría más que de sobra.

Nuevas tasas

En lo que no hubo cambios fue en el incremento de las tasas de agua y residuos. La gerente, Leire Zubitur, desglosó con detalle ante la Asamblea el proceso que ha llevado a la propuesta concreta en cada uno de los casos. «La factura del agua subirá un 2,98% para llevar adelante una política de obras que sirve para garantizar la calidad del servicio que prestamos al ciudadano y el respeto y el cuidado de nuestro entorno y del medio ambiente», resumió el presidente, José Antonio Santano. El vicepresidente, Txomin Sagarzazu, añadió que en la empresa pública «existe una sensibilidad social para defender el acceso al agua corriente de las familias que puedan tener problemas para pagar la factura y no se le corta el servicio a nadie por razones de impago». Aún y todo, quisieron aclarar que la subida de casi tres puntos porcentuales «se traduce en 0,72 euros mensuales para una familia de cuatro miembros».

En el caso de los residuos, todo es un poco más complicado. Entre la subida que GHK aplicó el pasado año a las Mancomunidades (después de que Txingudi aprobara sus tasas) y la que se prevé este año, el precio de llevar una tonelada a vertedero habrá pasado de 131,5 euros a 165,25; en el caso de los residuos orgánicos, de 65,57 a 140,46.

Para hacer frente al aumento del coste, Servicios de Txingudi tendría que encarecer aproximadamente en un 8% el precio al usuario. En lugar de eso, se ha aprobado un incremento del 3,8% a quien separa el orgánico y del 20% a quien no. El efecto llamada de esta decisión se hará notar. Eso espera la Mancomunidad, que cree que los hogares apuntados al contenedor marrón pasarán de los 17.000 actuales a 23.000. Otra cosa es cuántos de esos 'apuntados' realizan luego la separación. En Servicios de Txingudi calculan que un tercio. Por eso, una de las novedades para el año próximo serán contenedores marrones con cerradura magnética para controlar el uso que hace cada usuario, que para abrir tendrá que utilizar su Irun Txartela (en Hondarribia se repartirá una tarjeta personalizada específica).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate