Diario Vasco

Irun eleva sus impuestos después de tres años de congelación

Tasas. Los precios públicos anuales, como el de los polideportivos, subirán un 2% en 2017.
Tasas. Los precios públicos anuales, como el de los polideportivos, subirán un 2% en 2017. / F. PORTU
  • El incremento general del 1% en los tributos se aprobó con el apoyo de PSE, PNV y PP y el voto en contra de SPI y EH Bildu, que se abstuvieron en la subida de las tasas

Los corporativos municipales se citaron el miércoles para celebrar una de las sesiones plenarias más largas en lo que llevamos de mandato y quizá la más completa en un sentido político. El debate se nutrió de contenido por momentos, hubo espacio para algunas discrepancias de fondo en el modelo e incluso oportunidad para el acuerdo entre formaciones que se caracterizan por mantener posiciones separadas por un abismo.

El orden del día, con temas relevantes tanto en lo que se refiere a la gestión como al posicionamiento político, ofrecía oportunidades a los grupos. Quizá lo más importante, sobre todo desde la perspectiva ciudadana, fueron los dictámenes para modificar las tasas e impuestos municipales para 2017. El portavoz de EH Bildu, Oinatz Mitxelena, agradeció expresamente que ambas propuestas se presentaran separadas, «como habíamos pedido».

El delegado de Hacienda, Miguel Ángel Páez, explicó la propuesta de gravámenes municipales para 2017, «una subida general del 1% después de tres años de congelación». Hay algunas bonificaciones para familias numerosas que se añaden a las existentes y una reducción de los tipos del IBI para suavizar el efecto de la revisión del valor catastral de las viviendas realizada por la Diputación.

El caso es que lejos del criterio basado en el IPC interanual que se manejaba en los escenarios pre crisis, el Ayuntamiento había optado en los últimos ejercicios por no incrementar la carga impositiva sobre el ciudadano. Esta vez, «si queremos seguir teniendo capacidad para mantener los servicios sociales y para invertir, no podemos continuar sin subir». No convenció a Sí se Puede Irun, cuyo portavoz, David Soto, recordó «los 9 millones de remanente» que presentó el Gobierno al finalizar 2015 para argumentar su rechazo a la subida. EH Bildu atacó la cuestión de una inflación casi inexistente y presentó una enmienda de congelación del impuesto sobre vehículos. «Precisamente ése lo bajamos el año pasado para el 75% de los casos», recordó Páez para justificar la negativa. Lo que sí hizo el delegado fue presentar una segunda enmienda desde la propia área. Se trataba de incorporar «una propuesta que la concejala de EH Bildu, Izaskun Sorondo, hizo en la Comisión Informativa», reconoció Páez. De esta manera, con el apoyo de todos los grupos salvo el PP, se limitó la nueva bonificación en la viñeta para familias númerosas a los casos de vehículos de cinco o más plazas y 16 caballos fiscales o menos. Aún y todo, las dos ediles populares sumaron sus votos a la coalición PSE-PNV para aprobar la ordenanza fiscal «en la que vamos a trabajar desde ya para mejorar de cara al futuro», anunció la portavoz, Juana de Bengoechea. EH Bildu y SPI votaron en contra.

Las tasas, un 2%

En el caso de los precios públicos de los servicios municipales de carácter anual (OTA, bodas, polideportivos, ocupación de vía pública...) la subida aprobada por el Pleno fue del 2%. El consistorio también ha tenido congeladas las tasas en varios ejercicios, «y eso ha provocado que se aleje el coste real de lo que el ciudadano abona. Actualmente», cifraba Páez, «el precio pagado deja sin cubrir entre el 80% y el 90% de lo que cuesta el servicio en realidad».

Aquí, EH Bildu enriqueció de nuevo el debate con sus enmiendas. Tres de ellas las aceptó el Gobierno: la congelación de la OTA, porque ahí no cabe argumentar distancia entre coste y tasa; la congelación del precio de plaza en residencia, que sólo afecta a las pocas personas que continúan tras haber ingresado antes de 2004 (desde entonces es competencia foral) y eliminar la opción de reservar el frontón Uranzu Txiki, la pista polivalente anexa al campo de fútbol de Artia y la análoga de Ugalde-Ventas, lo que conlleva suprimir la tasa respectiva y dejar su uso libre y siempre gratuito. La coalición gobernante rechazó, por otra parte, las enmiendas para eliminar el incremento en la tasa del cementerio y el coste por usar la sala multiusos de Oiasso para asociaciones y agentes, en esto último con apoyo del PP, que también sumó sus votos a PSE y PNV para la aprobación del dictamen en el que EH Bildu y SPI, esta vez, optaron por la abstención.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate