Diario Vasco
Albino Padrón, Sergio Berné y Alberto Arranz hacen campaña.
Albino Padrón, Sergio Berné y Alberto Arranz hacen campaña.

«Trabajar con Sergio es una experiencia que vale la pena»

  • Sergio Berné enmarcó su fotografía de la campaña de sensibilización 'KaleAtzegizale' con dos de sus compañeros del Instituto Bidasoa

Entre los 'atzegizales' y socios de Atzegi que se acercaron a la plaza del Ensanche para participar en el acto de presentación de la nueva campaña, se encontraban Sergio Berné, Albino Padrón y Alberto Arranz. Desde hace dos años, los tres comparten a diario horas de trabajo y aprendizaje en el Instituto Bidasoa. Por eso, Sergio quiso hacerse la foto de la campaña con sus compañeros y entregarles el tarjetón de 'atzegizales'.

«Hace un tiempo, Atzegi nos dijo que había un chico interesado en incorporarse a nuestro centro», explicaba el director del instituto, Alberto Arranz. «Al principio, nos dio un poco de miedo. No sabíamos si seríamos capaces de llevarlo bien, porque no somos pedagogos y además, los de Formación Profesional tenemos un perfil más técnico, pero decidimos aceptar. Nos presentaron a Sergio y empezó a venir al centro. Al final, lo que pensábamos que iba a ser muy difícil, resultó de lo más sencillo. Sergio nos ayuda un montón, es de trato muy agradable, siempre llega puntual y se ha hecho muy popular entre los alumnos».

«Lleva dos años en el centro y le conocen más que a mi, que llevo cuarenta», añadía Albino Padrón, conserje, encargado de mantenimiento del instituto y uno de los tutores del joven. «Sergio tiene mucho carisma. Trabajar con él es una experiencia que vale la pena».

Con Albino pasa Sergio la mayor parte de la mañana. «Llego a las ocho y salgo a las doce y media y entre esas horas hago muchas cosas: encuadernar, hacer fotocopias, ayudar a mi compañero Albino a cambiar fluorescentes, arreglar puertas, arreglar persianas, podar árboles... todo ese tipo de tareas. Después, por la tarde, voy al taller de Gureak, donde trabajo con cables para los faros de los coches», contaba Sergio.

Además de atender a las instrucciones de Albino, el joven tiene otros tutores en el Instituto Bidasoa, que son los jefes de los talleres en los que sigue un calendario de aprendizaje. «Sergio ha avanzado mucho. Nos han pedido que le subamos el nivel, para que conozca cosas nuevas. Ya sabe cómo funcionan algunas máquinas y ha realizado varias tareas», afirmaba Albertro Arranz. «Es mucho más independiente que cuando llegó. Al principio, venía al centro acompañado y ahora no solo viene sin compañía, sino que va a distintos sitios, ayudándonos en los recados del instituto. La experiencia está siendo muy buena para él y para nosotros».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate