Diario Vasco

Artaleku se volvió a vestir de gala con un partido del Bidasoa-Irun

El irundarra Ander Ugarte observa el lanzamiento de su compañero Erik Balenciaga.
El irundarra Ander Ugarte observa el lanzamiento de su compañero Erik Balenciaga. / LUSA
  • 1.780 espectadores hicieron del pabellón irundarra una cancha en la que hasta los foráneos juegan a gusto

  • Los de amarillo han sumado cinco puntos tras siete jornadas de la Asobal

Artaleku es de Asobal. Es su sitio. No puede estar en otro lugar. En el partido del miércoles, el derbi entre Bidasoa-Irun y Anaitasuna, se volvió a demostrar. El pabellón estuvo abarrotado con 1.780 espectadores, que disfrutaron de un encuentro emocionante que acabó con el 23-23 en el marcador. Lógicamente, irundarras y navarros querían la victoria, pero el reparto de puntos dejó satisfechos a todos por lo visto sobre la cancha y, también, por lo que sucedió en las gradas.

Y es que el ambiente que se vivió es de los que gusta en el mundo del balonmano. Y lo que se vive en Artaleku, no se vive en ninguna otra cancha de Asobal. No ayudaba la hora, pero la presencia en el cuadro de Iruñea del irundarra Ander Ugarte y los zarautztarras Erik Balenciaga y Mikel Agirrezabalaga atrajo a aficionados de este deporte en general. Irun y el Bidasoa son la referencia del balonmano en Gipuzkoa.

El propio Juanto Apezetxea, el entrenador de Anaitasuna, comentó tras el partido que «un jugador me ha dicho que si tuviéramos este ambiente en La Catedral podríamos aspirar a todo. Jugar en canchas así gusta a todo el mundo. Yo soy de un pueblo de aquí al lado y de pequeño venía a Artaleku. Recuerdo cuando se ganó la primera liga y lo que se ha vivido en el derbi se asemeja al ambiente de las grandes citas».

Otro punto más

El empuje de la grada será vital en esta categoría en la que sumar cada punto cuesta muchísimo. El del miércoles sabe muy bien, aunque no se puede pasar por alto que con el 23-22 el Bidasoa tuvo un balón para ponerse dos arriba y que el último ataque del partido fue para los de Irun.

Sobre la última jugada habló Jacobo Cuétara, que reconoció que «el objetivo era amarrar el punto y no dejarle tiempo al rival. Hemos jugado a asegurar, sin riesgo, y así es complicado conseguir una situación cómoda de lanzamiento». Además añadió que «Artaleku ha sido un espectáculo, estoy orgulloso del equipo y tenemos que valorar la importancia de llevar tres partidos sin perder».

Con el punto sumado el Bidasoa tiene cinco, es undécimo y tiene tres de renta sobre los puestos de descenso, que los marca el Cangas, y cinco sobre el colista Benidorm.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate