Diario Vasco

La derrota más tardía de los últimos veintiún años para el Real Unión

Arrieta en un partido de la temporada 95/96, en la que los de Irun no perdieron hasta la jornada 8.
Arrieta en un partido de la temporada 95/96, en la que los de Irun no perdieron hasta la jornada 8. / FRAILE
  • Los unionistas han aguantado sin perder hasta la octava jornada, en la que han caído 1-0 en su visita al Fuenlabrada

Siete semanas y ocho jornadas de liga. Es lo que ha aguantado el Real Unión sin cosechar su primera derrota. El equipo de Irun, junto al Albacete, era el único que todavía no había perdido en el grupo segundo de la Segunda B. Curiosamente, este fin de semana han caído los dos, irundarras y albaceteños. Los manchegos salieron derrotados en su visita al Gernika, 2-1, mientras que los hombres de Asier Santana hincaron la rodilla por primera vez en tierras madrileñas, donde perdieron 1-0 contra el Fuenlabrada.

Los unionistas, que llegaron al sur de Madrid en cuarta posición tras el 2-1 de la semana pasada en el Stadium Gal ante el Leioa, se han visto apeados de los puestos de play-off. El cuadro txuribeltz es ahora séptimo con trece puntos, pero está empatado con el Leioa y el Albacete, que le preceden en la tabla, a un punto del cuarto y el tercero, el Arenas de Getxo y el Bilbao Athletic, a dos del Rayo Majadahonda y a tres del Toledo, el nuevo líder del grupo.

El toledano es el quinto equipo que alcanza la primera posición tras solo ocho jornadas de campeonato. Antes pasaron por el liderato el Rayo Majadahonda, el Leioa, el Bilbao Athletic y el Barakaldo. Los leioatarras son los que más tiempo han estado en lo más alto de la tabla, tres semanas.

Los continuos cambios de líder y el hecho de que solo haya tres puntos de diferencia entre los siete primeros clasificados hablan de la tremenda igualdad que se está viviendo en el grupo segundo. Por ello, mostrarse como un equipo sólido, que es lo que está haciendo el Real Unión, puede ser determinante de cara a alcanzar unos objetivos para los que, al menos si tenemos en cuenta lo visto hasta ahora, a nadie le van a sobrar puntos.

De Santana a Arconada

La solidez de un equipo se mide, entre otros aspectos, en lo difícil que es ganarle. Al Real Unión le falta algo más de continuidad con las victorias, en ocho jornadas solo ha logrado tres, pero estar hasta esta semana sin perder habla muy bien de la consistencia del equipo. No perder es algo complicado y esta afirmación queda contrastada echando la vista atrás y tirando de datos.

Y es que el Real Unión no aguantaba sin cosechar una derrota hasta la octava jornada desde hace veintiún años. Hay que retroceder mucho en el tiempo para llegar a esa temporada 95/96. El equipo lo entrenaba Gonzalo Arconada y en la plantilla daban sus primeros pasos ilustres futbolistas irundarras como Iñaki Berruet, que tenía veintidós años, o Iñaki Descarga, que acababa de superar la mayoría de edad y contaba con solo diecinueve.

Los irundarras le habían ganado en las siete primeras jornadas a la Cultural Leonesa, a Osasuna B, al Tudelano y al Amurrio, mientras que habían cosechado empates ante Lemona, Avilés y Numancia.

Pero llegó la octava jornada, un 15 de octubre del 1995, y al Real Unión le tocó desplazarse a Durango para medirse a la Cultural. Los dos goles de Iñaki Arrieta, que acabó la temporada con trece y fue el máximo artillero unionista, no evitaron que el partido finalizara 3-2 y los de Irun perdieran su primer encuentro.

El Real Unión, que tras caer en Durango era segundo con quince puntos, acabó la temporada en quinta posición, a solo dos puntos de los puestos de play-off.

En la sexta el año del ascenso

Si avanzamos en el tiempo y nos quedamos con lo más cercano, pongamos las diez últimas temporadas, el Real Unión casi siempre ha cosechado su primera derrota entre la primera jornada y la tercera. De hecho, en cinco ocasiones ha perdido el primer partido.

Para encontrar un dato similar al de esta campaña hay que volver a mirar a la gran temporada del ascenso a Segunda División, la 2008/2009. Los hombres que entrenaba Iñaki Alonso estuvieron cinco partidos sin perder, hasta que en la sexta jornada visitaron al Pontevedra. Un único tanto de los gallegos fue suficiente para derrotar a los de Irun, que hasta el momento habían sumado tres triunfos y dos empates.

Aquella temporada los irundarras llegaron a la octava jornada con una sola derrota, igual que el actual Real Unión, pero sumando un triunfo más y un total de quince puntos, dos más de los que tienen hoy en día los de Asier Santana.

Los datos son simplemente eso, datos, pero por el momento hablan bien del Real Unión.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate