Diario Vasco

El valor del consumo responsable

La plaza del Ensanche acogió la jornada dedicada a la reutilización de todo tipo de artículos.
La plaza del Ensanche acogió la jornada dedicada a la reutilización de todo tipo de artículos.
  • Emaús celebró ayer una jornada lúdica y divulgativa sobre la reutilización de objetos

Mostrar las muchas vidas que pueden tener objetos cotidianos y resaltar el valor de la reutilización fueron las premisas de la jornada que acogió ayer la plaza del Ensanche. Organizada por Emaús y con el consumo responsable como eje, la iniciativa contó con puestos de venta solidarios, talleres, música en directo a cargo del grupo Lorratzak de Andoain y ejemplos de reutilización.

Estos últimos, que se exhibieron en el kiosko de la plaza, eran el resultado de los talleres de restauración de muebles que se impartieron este verano, y en los que participaron cerca de un centenar de personas «de Irun y de alrededores», explicó Manuel Méndez, responsable de Emaús. Junto a algunos de los objetos expuestos se mostraban fotografías que permitían apreciar el antes y el después de los mismos. Palés convertidos en mesas de centro, una vieja televisión transformada en un artículo decorativo que se asemejaba a un terrario, una lámpara creada con un grifo antiguo, un perchero hecho con esquís o una tabla de snowboard transformada en una mesa eran algunos de los ejemplos de reutilización.

El evento contó también con varios puntos de venta con artículos recogidos por Emaús, una actividad que, además de comercial, «quiere ser también una denuncia de todo lo que tiramos», señó Manuel Méndez. Talleres para niños y adultos completaron el programa: los más jóvenes emplearon el cartón como material de la actividad, con el que elaboraron «carpetas, estuches...», y los mayores aprendieron «cuatro técnicas básicas para trabajar sobre madera», concretó el responsable de Emaús.

Los organizadores de la jornada se mostraron satisfechos por que esta pudiera finalmente celebrarse en la plaza del Ensanche, algo que estuvo en el aire hasta el último momento ante la previsión de mal tiempo. Finalmente, se optó por mantener la ubicación más céntrica en vez de trasladar la cita al frontón Uranzu, «porque aquí tenemos mucha más visibilidad». Manuel Méndez subrayó que «nuestros objetivos se están cumpliendo: con la venta de objetos de segunda mano, aprovechamos para dar a conocer el trabajo que se realiza en Emaús y los procesos que siguen esos artículos», desde que se recogen hasta que vuelven a ponerse a la venta. «Nada acaba en la basura: todo se reutiliza o se recicla».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate