Diario Vasco

Jacobo Cuétara no pasa por alto el partido contra el Naturhouse

Basaric fue expulsado en el partido contra el Naturhouse y podría ser sancionado.
Basaric fue expulsado en el partido contra el Naturhouse y podría ser sancionado. / UNANUE
  • El Bidasoa-Irun, como era de esperar, perdió contra los riojanos, pero el entrenador asegura estar «decepcionado con el nivel mostrado»

Jugadores, entrenadores y aficionados tienen claro cuál es el papel del Bidasoa-Irun en la vuelta del equipo a la Liga Asobal. El objetivo principal es conseguir la permanencia. Perder, incluso de manera abultada, contra equipos como el Naturhouse La Rioja, no debe generar la más mínima preocupación en torno al equipo. El trabajo que se está realizando es bueno y los irundarras están demostrando su capacidad para competir en la máxima categoría.

El 22-36 con el que acabó el choque ante los riojanos no le gustó a nadie, pero todo el mundo entendió que con Vázquez, Beltza, Azkue, Kauldi y Serrano en la grada era casi imposible hacerles frente. También es cierto que, teniendo en cuenta la buena imagen ofrecida en León y el largo viaje que afrontaron los de Logroño entre semana -jugaron el jueves en Rusia- se esperaba un enfrentamiento algo más parejo.

El nivel de exigencia en la Liga Asobal es alto y el nuevo entrenador del Bidasoa-Irun no quiere pasar por alto ninguno de los fallos que cometa el equipo. Así las cosas, Jacobo Cuétara deja claro que «el nivel que dimos fue una decepción. No vi al equipo en ningún momento, no nos reconocimos y eso es lo que más preocupa. No estuvimos centrados y no dimos nuestro mejor nivel. Habíamos hablado de entrar con más ganas que nuestro rival y fue al revés. Si no hacemos nuestro juego somos un equipo muy vulnerable, como se demostró en el marcador final».

El técnico añade que «lo que más me preocupa es que no jugamos a nuestro nivel. Si jugamos como sabemos y Naturhouse te gana de catorce goles, es algo que puede pasar, pero es que estuvimos lejísimos de dar nuestro nivel».

Al buscarle una explicación a lo que sucedió, Cuétara apunta que «estuvimos muy descentrados desde el principio y los errores se fueron multiplicando. Y a medida que el rival se fue distanciando en el marcador nuestro nivel de ansiedad creció y tuvimos más problemas. Cometimos errores de sistema que no son normales. Teníamos que haber hecho bien nuestro trabajo y no lo hicimos porque la gente estaba descentradísima».

Dos puntos de ocho

Tras la disputa de la cuarta jornada, el Bidasoa-Irun cuenta en su casillero con dos puntos de los ocho que se han puesto en juego. La cosecha no es del todo mala, ya que los irundarras han sumado los dos puntos que tenía que sumar, los del partido en Artaleku ante el Sinfín. Ganar fuera de casa nunca es fácil, los irundarras han caído en Aranda y León, el cuarto rival de este inicio de temporada ha sido el Naturhouse La Rioja, por lo que el Bidasoa está donde se esperaba.

Con estos dos puntos los de amarillo ocupan la undécima posición, empatados con cuatro equipos que están por detrás en la tabla, Atlético Valladolid, Ciudad Encantada, Cangas del Morrazo y Sinfín. El colista y único equipo que no ha puntuado es el Benidorm.

Por delante hay otros cuatro equipos con cuatro puntos, entre los que está el próximo rival de los bidasotarras, el Puerto Sagunto. Los hombres de Jacobo Cuétara volverán a jugar en Artaleku y lo harán el domingo a las doce del mediodía.

El cambio de horario se debe al torneo internacional de judo que se disputará el sábado en el polideportivo irundarra.

A la espera del comité

Borja Lancina y Davor Basaric fueron expulsados con roja directa en el partido contra el Naturhouse. El central no deberá cumplir ningún partido de sanción, pero al pivote le mostraron también la tarjeta azul y su expulsión fue añadida de un informe en el acta. Los colegiados escribieron que Basaric tiró de la coleta a Garabaya y el club está a la espera de la reunión de hoy del comité para conocer la sanción.