Diario Vasco
Eizmendi en Gal.
Eizmendi en Gal. / F. DE LA HERA

El Real Unión quiere mantener el ritmo para seguir colocado entre los mejores de la tabla

  • Los irundarras visitan el campo de Urbieta para medirse al Gernika a partir de las seis

La sexta jornada de la Segunda División B empezó ayer con un solo punto de diferencia entre el primer clasificado, el Leioa, y el octavo, el Toledo. En ese grupo cabecero y empatado con los manchegos está el Real Unión, que esta tarde juega en el campo de Urbieta contra el Gernika a partir de las seis.

Los irundarras están realizando una gran inicio de campeonato, no han perdido ninguno de los cinco encuentros disputados hasta el momento, pero para seguir con los mejores tienen que mantener el ritmo. O lo que es lo mismo, tienen que seguir sumando puntos. Si es de tres en tres, mejor.

El cuadro unionista ya ha demostrado de lo que es capaz y esta tarde parte como favorito para ganarle a un Gernika que está en la parte baja de la tabla, pero ganar a los vizcaínos no será fácil.

Asier Santana ya avisó en la previa del encuentro de las dificultades que siempre entraña jugar en un campo de hierba artificial, que suele condicionar el desarrolló del choque. A esto hay que sumar que el Gernika, a pesar de haber perdido tres de los cinco partidos que ha disputado, es un equipo al que no le cuesta hacer goles. Ha metido siete en cinco encuentros y eso exigirá mucho a un Real Unión en el que, por el momento, solo Galán es capaz de ver puerta. La defensa debe estar a un gran nivel, pero en el caso de encajar un gol, los irundarras necesitarán algo más en ataque. De hecho, los de Irun no han ganado ninguno de los dos partidos en los que han recibido un tanto.

Lesionados

Como suele ser habitual, el técnico del Real Unión no ha ofrecido la lista de convocados para el encuentro ante el Gernika. En un principio, los únicos jugadores con los que no puede contar son los tres lesionados, Juan Domínguez, Josu Ozkoidi y Josu Hernáez.