Diario Vasco

«El reto ahora es que la temporada turística sea cada vez más larga»

Balance estival. Nuria Múgica, Miguel Ángel Páez, Sonia Parada y Yon Gallardo.
Balance estival. Nuria Múgica, Miguel Ángel Páez, Sonia Parada y Yon Gallardo. / F. DE LA HERA
  • Los alojamientos de la ciudad consideran que el verano «ha sido bueno» y confían en que «ferias y eventos culturales nos ayuden a hacer más corto el invierno»

El verano terminó oficialmente ayer y en Irun ha dejado sensaciones generales muy positivas en el sector turístico local. Los alojamientos han disfrutado de prácticamente un 90% de ocupación en los dos meses principales, un 86,98% en julio, mejorando las referencias del pasado año, y un 91,93% en agosto. Este último dato es algo peor que el de 2015, «pero la verdad es que el mes ha ido muy bien, con muchísimos días al 100% en la ciudad. Lo que lo ha empeorado es que el mes ha terminado en lunes, martes y miércoles, unos días que se han quedado descolgados y han bajado la tasa», explicaba Nuria Múgica, directora del Hotel Urdanibia Park y presidenta de la asociación local de establecimientos hoteleros, Irun Aloja.

Sonia Parada, que dirige el Hotel ETH, apuntó que «la buena sensación del verano se extiende a todo el año en general y eso que veníamos de un 2015 que ya fue bueno». En ambos casos, Irun se ha beneficiado de una posición inmejorable para acoger tanto a visitantes que tienen como destino Donostia u Hondarrarribia como a aquellos que buscan una 'base de operaciones' centrada y bien conectada para dedicar los días a conocer diversos puntos de la geografía cercana, desde Bilbao hasta Baiona. «El objetivo que nos venimos marcando es tratar de que la gente que viene a Irun se quede también en Irun», comentaba Parada, «y creo que este año ya hemos empezado a conseguirlo».

Miguel Ángel Páez, delegado de Impulso de Ciudad, completó la afirmación con datos «de récord que hemos tenido en julio y agosto en la oficina de turismo de Luis Mariano (3.593 atenciones), en el Museo Oiasso (9.782 visitantes que aumentan un 17% la mejor cifra previa) y hasta en el punto de información de Lapurriturri, en Aiako Harria, donde ha acudido un millar de personas».

Retos y debilidades

Páez celebró que «Irun ha dejado atrás los veranos en los que cerraba por vacaciones. Ahora, en la época estival, la gente viene a comprar, a dormir, a disfrutar de las actividades...» Sin embargo, el delegado no quiere hacerse trampas y admite que la ciudad se ha beneficiado de la mejoría turística general en todo Euskadi. «Estas coyunturas no duran para siempre y debemos aprovechar el momento para mejorar la oferta. Debemos seguir trabajando en la colaboración publico-privada con la mesa de turismo en la que el Ayuntamiento se reúne con hoteleros, hosteleros, comerciantes y otros agentes del sector, y colaborando con otras instituciones para seguir llevando nuestra oferta a todas partes de la mano de Hondarribia y Hendaia y bajo el paraguas de Euskadi».

En las líneas de trabajo para el futuro, Nuria Múgica apuntó «el reto de acabar con la estacionalidad y alargar la temporada turística. Eventos como Bioterra a primeros de junio o Expogrow en septiembre nos ayudan, pero la Behobia-San Sebastián sigue siendo el punto de inflexión. Hay un antes y un después en la ocupación después de la carrera». Coincidió con Sonia Parada en que «ferias, eventos y actividades culturales» son clave en ese camino, por lo que interpretan que «Ficoba tiene que jugar un papel muy importante».

Páez señaló otro de los objetivos en los que la ciudad debe seguir trabajando, aunque queda algo lejos de sus competencias. «Este verano hemos sufrido atascos inmensos en la autopista, mayores que ningún otro año, y eso afecta a la ciudad. Es algo que puede hacer que algunas personas se planteen volver. Necesitamos una solución a ese problema».

Luces y sombras comerciales

También participó del balance Yon Gallardo, presidente de la asociación de comercio y hostelería local Bidashop. En estos sectores «ha habido a quienes nos ha ido mejor y a quienes no nos ha ido tan bien. Había más gente en agosto en la comarca pero no se reflejaba tanto en Irun. Tenemos que ganar competitividad. El Dies Oiassonis ha mejorado mucho este año y debe seguir en ese camino, pero agosto lo tenemos un poco más vacío y hay que trabajar para mejorar eso».

La cuestión es que mientras algunas zonas comerciales y hosteleras han trabajado bien en los meses de estío otras no han podido hacerlo, por lo que desde la asociación están analizando las causas para tratar de tomar medidas que puedan corregir la situación.