Diario Vasco

La pasarela sobre el Bidasoa cumple con su último trámite administrativo

Bicis y peatones. En el tramo más estrecho, el paseo peatonal volará sobre las aguas del Bidasoa.
Bicis y peatones. En el tramo más estrecho, el paseo peatonal volará sobre las aguas del Bidasoa.
  • La Agencia Vasca del Agua URA ha dado su visto bueno y el Gobierno local anunció ayer que la obra saldrá a concurso «de manera inmediata»

El proyecto de la pasarela peatonal y el carril bici hasta Behobia ha logrado superar el trámite administrativo que le faltaba. Después de que el mes pasado recibiera el visto bueno de la Dirección General de Costas, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, solo requería que URA, la Agencia Vasca del Agua, diera el suyo. Había un 'sí' comprometido por los responsables de la entidad vasca siempre y cuando Madrid autorizara la obra, pero para llevarla a cabo aquel compromiso no era suficiente, hacía falta el papel.

Ayer, Alcaldía recibió la primera notificación oficial. URA no ha tardado ni un mes en tramitar su permiso. «Es una buena noticia», afirmaba el alcalde, José Antonio Santano. «Se trata de un proyecto que Irun se merece y por el que hemos peleado mucho donde ha hecho falta. Se ha conseguido algo muy importante para la ciudad, teniendo claro lo que queríamos pero siendo flexibles para buscar las soluciones más adecuadas y compatibles con el espacio natural. Estoy muy satisfecho por que por fin vayamos a tener este paseo tan solicitado además por los irundarras», dijo aludiendo a que en el proceso de presupuestos participativos de 2015 fue el proyecto con más apoyos.

Seis años de gestiones

Santano recordó ayer que «el Ayuntamiento lleva trabajando desde 2008 en este proyecto y en los permisos necesarios para ponerlo en marcha». En abril de 2015 se rehizo para adaptarlo a las exigencias de otras administraciones y, ya modificado, se presentó ante Costas.

Desde entonces, han sido muchos meses «de gestiones con la Diputación Foral de Gipuzkoa (Carreteras y Desarrollo Rural), el Ministerio, los vecinos y también la Agencia Vasca del Agua» que ha confirmado ahora su visto bueno, el último que faltaba. «Hemos defendido lo que queríamos hacer en muchos sitios y me alegro de que el resultado haya sido el esperado. Podremos empezar las obras de la pasarela dentro de unos meses», dijo el alcalde.

Para ver las máquinas trabajando, primero habrá de licitarse el contrato de obra, pero dado que los pliegos de condiciones para la convocatoria pública se han ido preparando en paralelo a la gestión de los permisos «será cosa de una semanas», avanzaba Santano. El propio proceso requerirá unos meses para que las empresas que quieran concurrir preparen y presenten sus ofertas. Cerrado el plazo, se adjudicará la obra, tras lo cual solo quedará la firma del contrato y las obras podrán iniciarse. Teniendo en cuenta todo el proceso, el alcalde estimaba que será «en los primeros meses de 2017».

Dos fases y más de 3 millones

La primera fase para completar el paseo y carril bici hasta Behobia afectará al tramo de la calle Juan Thalamas Labandibar entre el concesionario de Ford anexo al polideportivo Azken Portu y el parque infantil que se encuentra a la entrada de Behobia.

En esta actuación se diferenciarán dos zonas. Desde el barrio fronterizo hasta el cruce de entrada y salida de Artia (calle José María Franco), con una longitud de algo más de medio kilómetro, se plantea un vuelo de menos de dos metros de ancho sobre el río para dar cabida a un paseo peatonal de tres metros de anchura, un bidegorri de 2,25 y una jardinera de 0,70 metros que separará ambos de una carretera que mantendrá sus dimensiones actuales. Tanto el bidegorri con el paseo continuarán después del cruce semaforizado para llegar hasta el concesionario, pero en este segundo tramo, de casi un kilómetro, no será necesaria la pasarela sobre el río porque existe anchura suficiente. El presupuesto estimado es de 2.217.840 euros.

La segunda fase del proyecto corresponde a un tramo de 400 metros que conectará uno de los extremos de la primera fase, junto al concesionario, con el puente sobre el canal de Artía, donde llega actualmente el bidegorri de Osinbiribil. El proyecto para esa segunda actuación también está ya redactado y presupuestado en unos 850.000 euros. El Gobierno local mostró ayer su confianza en poder «acompasar ambas fases» para lo que está trabajando ya en «agilizar las tramitaciones» de manera que esté todo preparado para cuando arranque el conjunto de la obra.