Diario Vasco

«El camino que hay que seguir»

Punto de encuentro. Cristina Laborda y José Antonio Santano compartieron con los alumnos de cuarto de Primaria del colegio Eguzkitza la colocación de los elementos visuales con los que se van a reforzar las rutas del programa Camino Escolar.
Punto de encuentro. Cristina Laborda y José Antonio Santano compartieron con los alumnos de cuarto de Primaria del colegio Eguzkitza la colocación de los elementos visuales con los que se van a reforzar las rutas del programa Camino Escolar. / F. DE LA HERA
  • El Ayuntamiento ha instalado nuevas señales en las rutas peatonales que «cada vez usan más alumnos» para ir al colegio Eguzkitza

Alumnos de cuarto de Primaria del colegio Eguzkitza se citaron ayer en Arbes con el alcalde, José Antonio Santano, y la delegada de Movilidad, Cristina Laborda. Se trataba de un acto simbólico con motivo de la Semana de la Movilidad en el que todos juntos asistieron, en el paseo paralelo al canal de Dunboa, a la colocación de sendos ejemplos de las señales y las pegatinas para el suelo que jalonarán este camino escolar.

En el punto de encuentro escogido, un mástil sujeta dos carteles. Uno muestra el logotipo del colegio asociado al programa Camino Escolar; otro, los horarios de reunión adecuados en ese lugar y en otros puntos anteriores para que los chicos y chicas que caminan juntos hacia el centro lleguen a tiempo a clase.

«En este momento contamos con tres rutas», explicaba ayer la jefa de estudios de Eguzkitza, Yolanda Isasa. «Una es ésta en la que estamos, que reúne a los que vienen de Dunboa, de Santiago y de Palmera-Montero. Otra va de Perujarán hasta la escuela, para los alumnos que viven en Olaberria. La tercera, desde las 'casas del parchís', pasa también por Larreaundi». Son la primera y la tercera las que más alumnos reúnen. «Y van cada vez más», afirmaba Isasa. «Sobre todo, alumnos de tercero en adelante, aunque también hay algunos más jóvenes, acompañados por sus hermanos mayores».

La apuesta de Eguzkitza

Las nuevas señales verticales ayudarán a coordinar el programa; las 'pegatinas' con forma de zapatilla, que se fijan al pavimento con calor, marcarán a los alumnos la ruta más adecuada en cada tramo.

En realidad, indican tanto el camino que deben seguir los alumnos como la apuesta municipal por fortalecer la iniciativa. «Es una propuesta sencilla que trabaja por una educación que fomente una movilidad sostenible y lo hace con quienes son el futuro», valoraba el alcalde. «Tiene poco coste y mucha incidencia, porque se dirige a los chavales pero acaba teniendo repercusión en toda su familia». Santano no dudó en destacar y agradecer el trabajo que desde Eguzkitza se está llevando a cabo para fomentar la peatonal como la mejor opción para ir a las aulas cada día. «Es algo que está impulsando la dirección y el profesorado, pero también los padres y madres de alumnos. Ha habido otras experiencias en la ciudad, pero ninguna tan fuerte como la apuesta que está haciendo Eguzkitza».

Aún reconociendo las especiales condiciones que reúne este colegio público del barrio de Larreaundi para incentivar los itinerarios a pie, mostró el deseo de que otros centros escolares de la ciudad se vayan incorporando con la misma intensidad al programa. «Éste es el camino que tenemos que recorrer porque es una clave de futuro para hablar de una ciudad amable, sostenible y con calidad de vida», afirmó Santano.