Diario Vasco

La Policía Local realiza una campaña de prevención de atropellos

La Policía Local ha llevado a cabo a lo largo de esta semana una campaña de prevención de atropellos, a través de la vigilancia del cumplimiento de la señalización. Los agentes han realizado inspecciones aleatorias en el casco urbano de Irun para comprobar si tanto los vehículos como los peatones respetan adecuadamente las señales (las relativas a los ciclistas y sus espacios, la luz roja de los semáforos y el uso del paso de peatones para disminuir el riesgo de atropellos).

A través de esta campaña, que se enmarca en el Plan Estratégico de Seguridad Vial y Movilidad Segura y Sostenible del País Vasco, la Policía Local de Irun ha reforzado las inspecciones habituales para concienciar a los conductores y viandantes de la necesidad de respetar la señalización, con el fin de poder reducir el número de accidentes. Este objetivo es prioritario en el casco urbano, donde la parte más frágil de los usuarios de las vías son los peatones, por lo que la campaña se ha centrado en su protección. El pasado mes de mayo la Policía Local realizó otra campaña similar, que fue acompañada por sesiones de educación vial en centros sociales de personas mayores.

Evitar el peligro

El año pasado, un total de 82 personas resultaron heridas en accidentes de tráfico en el núcleo urbano de Irun. De todas esas víctimas de accidente, 26 fueron peatones y de ellas, dos sufrieron heridas graves. En Euskadi, el 88% de los atropellos mortales son causados por un turismo, y el 91% de los atropellados son mujeres mayores de 70 años, mientras que 7 de cada 10 conductores fallecidos son motoristas. Otro dato destacado es que el 50% de los atropellos se producen porque el peatón cruza por donde no debe.

Aunque en el caso de Irun el 74% de los heridos en 2015 fueron los ocupantes del vehículo, las campañas de sensibilización y vigilancia siguen haciendo especial hincapié en los usuarios más vulnerables de la vía pública, como son las personas mayores, los jóvenes peatones, los ciclistas y los motoristas.

Precisamente son los escolares y las personas mayores los principales destinatarios de las sesiones de educación vial que imparte la Policía Local y en las que se les traslada la necesidad de cumplir con la normativa y cruzar por los pasos de peatones para evitar situaciones de peligro.