«Para nosotros esta txapela es como ganar la liga, el no va más»

Mikel Muñoz y Micaela Pop, del 'Gran Sol', posan con las txapelas conseguidas en el campeonato de pintxos de Euskal Herria.
/F. DE LA HERA
Mikel Muñoz y Micaela Pop, del 'Gran Sol', posan con las txapelas conseguidas en el campeonato de pintxos de Euskal Herria. / F. DE LA HERA

Es la tercera txapela en el certamen para los hondarribitarras tras los éxitos de 2010 y 2013

E.P. HONDARRIBIA.

Una brocheta de gambas con bacon untada en tempura de radler, pimentón, verduras, alga wakame, huevas y un poco de lima rayada sobre pan de cebolla y mayonesa casera. O lo que es lo mismo, 'Mika', el pintxo con el que el Gran Sol consiguió su tercera txapela en el 'XII Campeonato de Pintxos Amstel Oro-Euskal Herriko XII. Pintxo Txapelketa' celebrado en el Kursaal de Donostia del 23 al 25 de octubre.

La creación se puede degustar desde antes del campeonato en el bar. Ha ido sufriendo modificaciones y ahora ya se puede probar exactamente igual al que se llevó el premio. Mikel Muñoz del Gran Sol cuenta que «el pintxo evoluciona mucho durante los meses. Al principio hacíamos otro tipo de mayonesa, con una salsa rosa que luego quitamos. Vamos cambiando y casi hasta el último día no terminamos de perfeccionarlo».

El cocinero acudió a la cita donostiarra con Micaela, la jefa de cocina y la artífice de que 'Mika' haya salido a la luz. «Se hace duro porque son varios días. Además del campeonato, teníamos que dar unos pintxos por la mañana por haber quedado subcampeones en la edición del año pasado y tuvimos un poco más de trabajo. Se pasan muchos nervios y le das muchas vueltas a la cabeza porque quieres agradar a la gente», explica Muñoz.

Pero el esfuerzo tuvo su recompensa, una nueva txapela. Mikel asegura que «cuando escuchas tu nombre te sientes liberado. Micaela se puso a llorar porque es una creación suya. Yo he aprendido de mi hermano, de mis padres, somos la tercera generación y te llena de emoción. Es como para una futbolista ganar la liga, es el no va más». El chef añade que «somos un equipo, una familia. Si no voy yo, va Micaela y si no, un cocinero del bar. Llevamos muchos años trabajando juntos y al final todos le ponemos el mismo corazón».

El pintxo representa las cuatro estaciones del año. Las gambas y las algas el verano, un aceite de nieve para el invierno, el abrigo hecho con las gambas el otoño y las flores la primavera. Se presenta dentro de una caja con un lauburu. «Cuando creas el pintxo nunca piensas que pueda llegar a ganar un campeonato como éste. Si vamos es para intentar conseguir algo, pero al final estás compitiendo contra los mejores cocineros de Euskal Herria y el nivel es muy alto».

Tras las victorias en el 2010 y el 2013, el 'Gran Sol' ya tiene el triplete en casa. El 'Huevo mollete al oro con migas de pastor' y la 'Tosta de bacalao ahumado con foie' llegaron antes que 'Mika'. Mikel tiene claro cuál es su preferido. «Para mí es especial el de la segunda victoria, el de bacalao. Mi hermana se quedaría con el primero del 2010 y Micaela probablemente con el de ahora, pero para mí la tosta de bacalao está muy conseguida, es un mundo de sabores en la boca. Lo bueno que tenemos es que todos son diferentes y hay gustos para todo el mundo».

Menos de dos semanas después de colocarse la txapela, el Gran Sol y Sardara acudieron al Concurso Nacional de pinchos en Valladolid. Ninguno de los dos representantes hondarribitarras pudo llevarse el triunfo pero Mikel Muñoz califica de positiva la presencia en la cita. «Te estás codeando con gente que tiene estrellas Michelín, los mejores cocineros de España y la experiencia es buena. Conoces gente nueva, te vas a tomar algo con ellos y coges ideas para el futuro. La convivencia es positiva y además aprovechamos para salir un poco de la rutina».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos