Una tienda en Polikastro

El grupo de voluntarios de 'Hondarribia-Katsikas' con algunos de los productos a la venta. /
El grupo de voluntarios de 'Hondarribia-Katsikas' con algunos de los productos a la venta.

El grupo de voluntarios pondrá en marcha una tienda que suministre alimentos a cerca de un millar de familiasLa ONG Katsikas-Hondarribia iniciará un nuevo proyecto en septiembre

EDU PRIETO HONDARRIBIA.

La asociación benéfica 'Hondarribia-Katsikas' vuelve a la carga. Ha pasado algo más de un año desde la exitosa entrega de ropa y calzado en Grecia y desde entonces este grupo de voluntarios ha estado buscando un nuevo proyecto que ayude a los miles de refugiados que acoge el país heleno. Ese plan ya tiene nuevo destino, Polikastro.

«Queríamos iniciar una idea duradera, que no se limitase al envío de ciertos productos», explica Asier Pérez-Karkamo, voluntario de la ONG. La intención era la de seguir en Katsikas pero las condiciones idóneas se han dado en otro lugar.

La organización ha tenido que buscar ayuda para acometer el proyecto que se trae entre manos. Marije Zapirain cuenta que «no disponemos de los recursos para desarrollar solos un proyecto tan grande. En nuestro anterior viaje conocimos a Julio García, presidente de Acción Directa Sierra Norte y hemos encontrado en ellos el apoyo que necesitábamos». Esta ONG dispone en alquiler de un local de 400 metros cuadrados en Polikastro. Allí, cuentan con una panadería que se encuentra al 33% de su máximo rendimiento. Será el lugar en el que desempeñe su labor la ONG hondarribitarra. «Tendrían la posibilidad de hacer 1.500 panes diarios pero en la actualidad sólo se hacen 500 por falta de financiación».

Y ahí es donde entra en juego Hondarribia-Katsikas. Con el nombre de 'Auzo Denda', los voluntarios hondarribitarras van a abrir una nueva tienda y una panadería con la que esperan ayudar a un grupo aproximado de 1.000 refugiados. Sobre el tipo de productos disponibles, la voluntaria detalla que «después de haber pasado por más de 20 campamentos, nuestros compañeros han detectado que el 80% de la comida que se les ofrece son hidratos. Les hace falta fruta, huevos, carne, pescado, verdura... Y nosotros queremos llenar esa necesidad». Los voluntarios hondarribitarras repartirán entre los refugiados estos alimentos. 'Katsikas' ha estimado el cálculo medio para que una persona se alimente dos veces a las semana en 4,20 euros.

Financiación para continuar

El trabajo en el terreno dará comienzo a mediados de septiembre y con los recursos económicos actuales calculan que podría alargarse hasta diciembre o enero, aunque son optimistas con su prolongación. El mayor problema radica en conseguir gente que viaje a Grecia. «Vamos a tener un apartamento alquilado allí porque sale más económico. Animamos a todo el que quiera echar una mano en este proyecto tan bonito a que se ponga en contacto con nosotros», dice Zapirain. El que lo desee puede hacerlo a través del correo electrónico hondarribiakatsikas@gmail.com.

A diferencia de Katsikas, Polikastro dispone de buenas conexiones que van a facilitar la llegada voluntarios. Se encuentra a escasos 20 kilómetros de Tesalónica, la segunda ciudad más importante de Grecia y existen vuelos directos y económicos desde Girona. La frontera con Macedonia está cerca y quizás el trabajo de 'Katsikas' pueda cambiar de destino dentro de unos meses. «Hemos firmado un año de trabajo y cuando finalice igual nos planteamos otras cosas porque hay otra posibilidad», desvela Pérez-Karkamo.

Camión frigorífico

Ayer mismo dos miembros de Acción Directa Sierra Norte pasaron por Hondarribia camino de Grecia, para recoger una cocina donada por un hondarribitarra y utensilios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos