Nueve estrellas Michelín disfrutaron de la gastronomía hondarribitarra

Los cocineros franceses junto con Mikel Muñoz, del bar-restaurante Gran Sol. /
Los cocineros franceses junto con Mikel Muñoz, del bar-restaurante Gran Sol.

Cada año llevan a cabo un viaje que aúna turismo y gastronomía y «no podíamos pasar por alto Hondarribia y sus pintxos». Un grupo de chefs franceses paró en nuestra ciudad en su viaje por Gipuzkoa

I.A. HONDARRIBIA.

En nuestra ciudad solo hay un restaurante con estrella Michelín, el Alameda, pero recientemente se juntaron en ella otras nueve estrellas Michelín, las que tienen algunos de los cocineros franceses que nos visitaron, atraídos por nuestra ciudad y sus gastronomía.

Jean Coussau es el jefe de cocina del restaurante Relais de la Poste de Magescq, en Las Landas. Cuenta con dos estrellas Michelin y era el organizador el grupo. En él figuraban Jacques Lameloise, del restaurante Lameloise en Chagny-en-Bourgogne, que cuenta con tres estrellas Michelín; Michel Rostang, del restaurante Michel Rostang de París, con dos estrellas Michelín; Alain Dutournier, del restaurante Carré des Feuillants de París, también con dos estrellas Michelin. Nada menos que nueve estrellas Michelín entre cuatro cocineros.

El grupo se completaba con Jean Paul Lacombe, del restaurante Leon de Lyon, destacado con 'Plato Michelín. Cocina de calidad' en la guía roja; Jean Pierre Appert, representante de la Chambre de Commerce de Rennes; y Yann Jacquot, del restaurante Le ToitToit de Passy a Paris.

Cada año el grupo realiza un viaje turístico-gastronómico y en este caso su destino era Gipuzkoa. Pasaron por Hondarribia, hicieron una ruta por el monte Jaizkibel y pararon también en Donostia, Tolosa y en el Santuario de San Ignacio de Loiola. En su periplo gastronómico pudieron saborear las cocinas de restaurantes de la calidad de Zuberoa de Oiartzun, Recondo y Akelarre de San Sebastián, y Kaia de Getaria.

En el caso de Hondarribia, su parada fue en el bar Gran Sol. Jean Coussau reconoció que «llegar a Hondarribia era obligado, la ciudad, sus paisajes y sus pintxos no los podíamos pasar por alto. Y, por supuesto, hemos venido a la calle San Pedro y hemos disfrutado de los pintxos del bar Gran Sol y de los numerosos premios de Bixente Muñoz del Gran Sol, en compañía de su hermano Mikel. Ha sido una fantástica mañana».

A todos estos cocineros les une la amistad y su pasión por la cocina, y cada año emprenden un viaje para conocer «comarcas especialmente atractivas. No sólo por la cocina y la gastronomía, que nos apasionada, sino también por los tramos de conducción en coche, los paisajes, las ciudades con encanto y muchas cosas más».

Fotos

Vídeos