Una noche llena de emoción

Presentación de las cantineras de Hondarribia
Presentación de las cantineras de Hondarribia / F. DE LA HERA

Las cantineras han recibido el cariño de los hondarribitarras durante su presentación

EDU PRIETO

Las veinte cantineras que fueron presentadas en Gipuzkoa plaza difícilmente olvidarán la noche de este miércoles. La lluvia caída durante la mañana y al comienzo de la tarde respetó a las protagonistas en el recorrido por las calles de la ciudad y todas pudieron disfrutar un momento que llevaban esperando desde que fueron elegidas hace menos de un mes. Uno de los momentos marcados en rojo en el calendario.

Todo comenzó poco después de las diez de la noche. A esa hora, la mayoría de cantineras ya estaban preparadas en los exteriores del Hotel Río Bidasoa para subirse a la carroza preparada un año más por la sociedad Klink. Las caras de felicidad lo decían todo. Una vez realizadas las fotos previas de rigor, media hora más tarde, sonrientes y con la emoción a flor de piel, el tractor emprendía su camino por Nafarroa Behera Kalea con la Banda de Música abriendo la comitiva. Una jornada especial en la que a diferencia de otros ensayos, las cantineras pueden disfrutar todas juntas de uno de los días más especiales.

Mariasun Quiñones (Tamborrada), Irati Arruabarrena (Banda de Música), Nahiara Olascoaga (Caballería), Onintza Ugarte (Jaizubia), Nadia Usabiaga (Arkoll), Kattalin Ancisar (Akartegi), Enara Larruskain (Pueblo), Kattalin Bailón (Montaña), Saray Revilla (Semisarga), Naiara Fernández (Kosta), Ana Luisa Rubio (Gora Ama Guadalupekoa), Sara Alkain (Ama Guadalupekoa), Uxue Estomba (Gora Gazteak), Cristina Gutiérrez (Beti Gazte), Añes Alkain (Gora Arrantzale Gazteak), Leticia Carrascal (Mixta), Laura Gorrotxategi (Mendelu), Ana Sarasola (Olearso), Intza Emazabel (Done Pedro Kofradia) y Nerea Burguete (Artillería) han sido las cantineras que este año han recibido el cariño de los hondarribitarras.

Perfectamente engalanadas para la ocasión, radiantes con sus vestidos blancos y txapelas rojas, las protagonistas no dejaron de sonreír, saludar y lanzar serpentinas y confetis a los congregados en las aceras. Las ovaciones fueron constantes a lo largo de todo el desfile y el público que ocupaba las calles no dudó en unirse a la fiesta tarareando las melodías de la banda. Algunos se sumaron a la marcha tras finalizar sus respectivas cenas de cuadrillas.

Lo mejor, al final

Al llegar al casco histórico, ya con el abanico en la mano, las cantineras recorrieron a pie los escasos metros que separan la calle Javier Ugarte y Gipuzkoa plaza. Y entonces llegó uno de los momentos más emocionantes de la noche. Ése en el que las cantineras escuchan su nombre y el de la compañía que representan antes de subir al escenario. Una por una fueron recogiendo unos obsequios de una noche que guardarán para el recuerdo. El colofón a la velada corrió a cargo de la Banda de Música, que tocó las diferentes marchas del alarde. En menos de veinticuatro horas podrán volver a escucharlas en el día grande. Este jueves será jornada de descanso y muchos nervios para las veinte cantineras. El día 8 ya está aquí.

Fotos

Vídeos