Los jardines de Gernikako Arbola acogerán mañana el belén viviente

El belén viviente comenzará mañana a las siete de la tarde en Gernikako Arbola./F. DE LA HERA
El belén viviente comenzará mañana a las siete de la tarde en Gernikako Arbola. / F. DE LA HERA

«Lo que queremos es que se siga manteniendo esta tradición y que la gente disfrute con el trabajo», explica Juanjo Mellado. La cita dará comienzo a las 19.00 y reunirá alrededor de setenta voluntarios

E.P.HONDARRIBIA.

Gernikako Arbola acoge mañana en sus jardines una nueva escenificación del belén viviente a partir de las siete de la tarde. La representación que tiene como protagonistas a un abuelo y a su nieto se ha convertido en un clásico de las navidades hondarribitarras y son muchos los que se acercan a pie de las murallas para ver un acto que tiene una duración aproximada de una hora.

Los organizadores viven estos días pendientes del tiempo aunque la previsión es benévola para la tarde del sábado. «Si sale un día de viento como el del miércoles habría que suspenderlo», cuenta Juanjo Mellado, uno de los coordinadores. «Hay juego de luces, electricidad, infraestructura y no se podría hacer pero las perspectivas son buenas».

La puesta en escena del belén viviente ha sufrido variaciones a lo largo de los últimos años. Arma plaza o Gipuzkoa plaza han sido escenarios de una actividad que se ha llegado a celebrar el día de Nochebuena y que antes se realizaba mediante bertsos. Los organizadores decidieron darle un pequeño cambio hace algunas ediciones con la introducción de una narración que cuenta con locuciones que se han grabado en Psiclocybe. «A algunos les gustará menos de esta forma y a otros más. Lo que queremos es que se siga manteniendo con el paso de los años, que no se pierda la tradición y que todo el mundo que venga disfrute con el trabajo».

Nervios lógicos

El peso de la organización lo lleva un grupo de diez personas aproximadamente aunque «hay gente dispuesta a echar una mano en cualquier momento», apunta Mellado. «Antes teníamos que reunirnos más días y empezábamos antes a prepararlo. Ahora con el whatsapp y las redes sociales todo se hace más fácil y empezamos a hablar a mediados de noviembre. Para los que llevamos muchos años es más o menos lo mismo todas las ediciones».

Serán alrededor de setenta personas las que se den cita mañana. El día comenzará para los protagonistas con un ensayo previo para pulir pequeños detalles y aplacar los nervios. Todos se juntarán a continuación en el Batzoki para comer. Algunos llevarán allí la ropa de la actuación y otros volverán a sus casas para prepararse. Las vestimentas de los personajes principales, como la de San José, el ángel o las de los romanos, son cedidas por el Ayuntamiento pero el resto pertenecen a los improvisados actores.

Tampoco pueden faltar a la cita los animales en el belén viviente. Juan Pablo es el que coordina todo con la ayuda del Ayuntamiento. «Lleva toda la vida haciéndolo y trayendo los animales del caserío. Él participa también durante el acto creando la meta», cuenta Mellado.

La actuación de mañana deja pocas cosas a la improvisación y tiene asignados unos responsables de zona para que todo transcurra lo mejor posible. Cada uno de ellos va recibiendo información a través de un pinganillo para ejecutar correctamente el guión. Mellado reconoce que «a veces cometemos pequeños fallos pero son imperceptibles para la gente y únicamente nos damos cuenta nosotros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos