La compañía mixta Jaizkibel pide presencia policial durante su desfile en Hondarribia

La compañía Jaizkibel, desfilando el año pasado entre personas favorables y detractoras del alarde mixto en Hondarribia.
La compañía Jaizkibel, desfilando el año pasado entre personas favorables y detractoras del alarde mixto en Hondarribia. / DE LA HERA

Los responsables de la compañía, que lleva 20 años reivindicando en su desfile la participación de la mujer como soldado, consideran que su seguridad no está garantizada

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO

La compañía Jaizkibel ha solicitado la presencia de la Ertzaintza a su paso por la calle Mayor en el inicio del Alarde de Hondarribia, que se celebra este viernes. Los responsables de la compañía, que lleva 20 años reivindicando en su desfile la participación de la mujer como soldado, consideran que su seguridad no está garantizada. «Nosotros queremos desfilar en paz, como cualquier otra compañía».

Por otra parte, el Instituto Vasco de la Mujer (Emakunde) y el Ararteko (Defensor del Pueblo vasco) han apelado este jueves al «diálogo» para avanzar hacia un Alarde de Hondarribia en el que las mujeres puedan participar como soldados, y no solo como cantineras.

En sendos comunicados, ambas instituciones han anunciado la presencia el viernes de representantes en Hondarribia para apoyar a la compañía mixta Jaizkibel, que desfila con anterioridad al Alarde, una actualización de las tradiciones a los nuevos tiempos y la necesidad de avanzar en el derecho de las mujeres a participar en el acto central de la fiesta.

Por parte de Emakunde acudirán su directora, Izaskun Landaia, y su secretaria general, Zuriñe Elordi, en tanto que la representación del Ararteko correrá a cargo de la adjunta al Defensor, Julia Hernández.

Emakunde ha recordado que Jaizkibel, en la que las mujeres desfilan como soldados, cumple el 20 aniversario de su constitución y que con su apoyo a esta compañía el instituto de la mujer reivindicará «la participación igualitaria de mujeres y hombres en las fiestas de la localidad», ya que, a su juicio, Hondarribia debe «adaptar sus tradiciones» a «los nuevos tiempos».

En su opinión, «ello no supone ir contra la tradición, sino enriquecerla, ofreciendo los mismos derechos a hombres y mujeres»

Emakunde entiende que «el camino del diálogo» es el que «posibilitará avanzar hacia el respeto y la igualdad entre mujeres y hombres», motivo por el que hace un llamamiento «a todos los grupos políticos municipales del Ayuntamiento de Hondarribia» para que «lideren este proceso».

Diálogo

En el mismo sentido, el Ararteko ha considerado «indispensable» profundizar en el diálogo social, cuyo objetivo sea «diseñar conjuntamente una fiesta en la que quepan y puedan disfrutar todas las personas».

Ha apelado por ello a la necesidad de «superar las diferencias que aún dividen a sectores significativos de la ciudadanía hondarribiarra en torno al derecho de las mujeres a participar en el Alarde y a la manera de hacerlo».

Al igual que Emakunde, el Ararteko se dirige a las autoridades locales para conminarles a que «pongan los medios para consolidar un clima de convivencia ciudadana y celebración festiva integradora, basados en el respeto democrático y la igualdad de las personas».

Por su parte, Ezker Anitza-IU ha felicitado a Jaizkibel por sus 20 años de «defensa de la igualdad en el Alarde de Hondarribia».

Este partido ha pedido a PNV y PSE-EE que dejen de ponerse «de perfil» ante esta cuestión y «de una vez por todas, den el paso de reconocer que la defensa de la igualdad de mujeres y hombres no puede 'parapetarse' detrás de ningún argumento, sea del tipo que sea».

El día grande de Hondarribia arrancará mañana viernes a primera hora de la mañana, con el desfile de la compañía Jaizkibel, tras el que se celebrará el tradicional Alarde, apoyado mayoritariamente por los habitantes de la localidad y en el que las mujeres desfilan como cantineras.

A diferencia de lo que ocurre en Irun, en Hondarribia la compañía mixta desfila en primer lugar y pasa ante cientos de vecinos que aguardan durante horas el paso del tradicional Alarde, lo que genera momentos de tensión cuando mujeres partidarias del acto tradicional colocan plásticos negros para no contemplar el paso de Jaizkibel.

Fotos

Vídeos