El edificio más majestuoso de la ciudad

Los visitantes conocieron el edificio por dentro y también la azotea, que ofrece unas vistas excepcionales. /  FOTOS: F. DE LA HERA
Los visitantes conocieron el edificio por dentro y también la azotea, que ofrece unas vistas excepcionales. / FOTOS: F. DE LA HERA

Interesante visita guiada al Parador Carlos V y charla de Koldo Ortega

I.A. HONDARRIBIA.

Con motivo de los actos que Paradores está desarrollando para conmemorar los 90 años de existencia de la cadena hotelera, el Parador Carlos V propuso una jornada de puertas abiertas que fue muy bien recibida, con la asistencia de unas 120 personas.

Todas ellas disfrutaron de las excepcionales vistas que ofrece la azotea y muchos reconocieron que era la primera vez que accedían a la misma. Después conocieron las terrazas que miran a Hendaia y también el patio, con los vestigios medievales de tiempos de la monarquía navarra y luego castellana. Igualmente accedieron a la sala de los tapices.

Jesús de la Cuerda, director del establecimiento, recordó que «es un objetivo del Parador poder servir a los hondarribitarras. Quienes lo deseen y los turistas lo pueden visitar, respetando siempre la estancia de los clientes del Parador».

El castillo ha tenido diferentes propietarios en su historia: fue propiedad real, usufructo municipal(1847-1866), estuvo en manos privadas (1892-1928), fue comprado por Ayuntamiento en 1929, cedido al Estado en 1965 e inaugurado como Parador el 16 de septiembre de 1968, por Franco.

Esos datos los aportó Koldo Ortega, encargado de desgranar la historia del edificio, acompañado de materiales del archivo municipal, artículos y representaciones cartográficas.

Según Ortega, «el castillo, fortaleza, palacio, cuartel... hasta ser parador, constituye toda una historia de supervivencia. Testigo de la importancia del castillo es su presencia, junto con la ballena, en toda la historia y desarrollo de los escudos de Hondarribia desde 1297 hasta nuestros días».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos