La decepción no pudo con la fiesta

Antes de la comida los hondarribitarras se agolparon en los bares para seguir la Bandera de La Concha por televisión.
Antes de la comida los hondarribitarras se agolparon en los bares para seguir la Bandera de La Concha por televisión. / FOTOS: F. DE LA HERA

Los hondarribitarras remontaron el ánimo en día marcado por la Bandera de La Concha. La parroquia acogió la tradicional misa por los caídos en el sitio de 1638, con presencia de la corporación municipal

I. A. HONDARRIBIA.

La jornada de ayer fue una montaña de sensaciones en Hondarribia, con el mismo guion de todos los 10 de septiembre, pero mediatizado por la disputa de la Bandera de La Concha.

El día empezó con solemnidad, con la tradicional misa en honor de los caídos en el sitio de 1638. Burgomaestre, ayudantes, mandos de las compañías, corporación municipal y ciudadanos acudieron a la parroquia para cerrar la serie de actos con las que se recuerda lo sucedido entonces. Estos eventos comenzaron el 15 de agosto con el traslado de la bandera de la ciudad a la parroquia, y ayer se hizo el camino de vuelta.

De la solemnidad se pasó a los nervios y después a la decepción. Los bares de La Marina estaban llenos de hondarribitarras pegados a los televisores. El sorteo de calles supuso el primer mazazo pero se mantuvo la esperanza. Aunque los aficionados empujaron a la trainera con sus gritos, la regata salió mal. Curiosamente, muchos se alegraron del triunfo de Orio. Cierto que es el eterno rival, pero el mayor enemigo deportivo ahora es otro.

El pueblo de Hondarribia estaba preparado para vivir una remontada de la Ama Guadalupekoa y tener un domingo de alegría y recibimiento, pero el plan se fue al garete. Con la pena en el cuerpo, fue cuestión de minutos ir recuperando el ánimo para afrontar como se merecía el penúltimo día de las fiestas patronales.

En el poteo no se hablaba de otra cosa, y a mediodía las cuadrillas se juntaron en las comidas; algunas en la popular que se celebró en La Benta y otras en sociedades y restaurantes. Por la tarde escampó, sobre todo en lo anímico. Ayudó mucho la irrupción de la Elektropatxaranga, esa fanfarre singular que desplegó su música bajo la carpa de La Venta. Hondarribia había perdido La Concha, pero no el ánimo.

Hoy acaban las fiestas

Las fiestas patronales acabarán hoy con el Baserritar Eguna, que en el programa incluye feria a la Alameda, herri kirolak, bertsolaris, idi probak y partidos de pelota a mano profesional en el Jostaldi. Antes del cierre con los fuegos artificiales, a las ocho y media, en La Benta, actuará Et Incarnatus Orkestra junto a Euskal pop-rock izarrak, con el hondarribitarra Gorka Sarriegi, Izaro, Niko Etxart, Alex Sardui y Petti. Se escucharán temas de estos cantantes y otros clásicos de la música euskaldun.

Temas

Jaiak

Fotos

Vídeos