Un bono para ayudar a los refugiados

Los voluntarios de Zaporeak, durante la presentación del bono solidario que busca recaudar fondos para el proyecto en Grecia./
Los voluntarios de Zaporeak, durante la presentación del bono solidario que busca recaudar fondos para el proyecto en Grecia.

Tiene un coste de cinco euros, se entrega con una pulsera, y da derecho a participar en el sorteo de diferentes premios. La ONG Zaporeak lanza esta iniciativa para mantener sus proyectos solidarios en Grecia

EDU PRIETOHONDARRIBIA.

Un viaje a Etiopía, allá por el 2011, fue el origen del nacimiento de Zaporeak. Peio García Amiano tuvo claro que tenía que poner en marcha un proyecto relacionado con la alimentación y comenzó a dar los primeros pasos en colaboración con la fundación Etiopía-Utopía para ayudar en la ciudad etíope de Wukro.

Zaporeak emprendió el camino en solitario tres años después y desde entonces ha desarrollado diferentes proyectos. El mencionado en el país africano, otro en Grecia, en la isla de Chios, y el actual en Atenas. Allí colabora desde octubre del 2017 gestionando la cocina del edificio de seis plantas Victoria Social Center con la ayuda de cuatro voluntarios y varios refugiados. Dan de comer diariamente a ochocientas personas.

Bono solidario
A la venta por cinco euros en el Hotel Obispo, Restaurante Alameda y Xera Estetika.
Sorteo
Una estancia para dos personas en Ibiza y Formentera, menú en Restaurante Alameda y cena y noche en el Hotel Obispo.
Proyectos en Grecia
Comidas para 800 personas cada día y presencia de cocineros en las misiones de los barcos de rescate.

La idea de la ONG es seguir dando este servicio. Xabier Urresti es uno de los voluntarios que forma parte de la organización y que ha visto el problema de cerca. «La mayoría hemos viajado a la zona, hemos visto lo que sufren y nos ha tocado el corazoncito. Cuando estás allí, les miras a la cara y te sensibilizas. Les ves y algo cambia en ti».

La financiación es parte indispensable para seguir desarrollando las labores de ayuda. Urresti explica que «hay gente de esta zona, de Hondarribia, Irun y Errenteria en Zaporeak que colabora. Hemos hecho varias recogidas de alimentos por los supermercados y se nos ocurrió la idea del bono solidario. Muchos están dispuestos a colaborar y no saben cómo hacerlo». Los cupones pueden adquirirse al precio de cinco euros en el Hotel Obispo, el Restaurante Alameda y en Xera Estetika, en Hondarribia, y en Atrezzo Marko Denda, Orlegi, Cafetería Naroa, Carnicería J.J. Muguruza, Frutería Zapi, Rafa Aceitunas y Encurtidos, Sabores Slow Food y Kabigorri, en Irun.

Su compra da derecho a participar en el sorteo de una estancia de una semana para dos personas por Ibiza y Formentera, a bordo del velero 'Olatua', un menú degustación para dos en el Restaurante Alameda, y una cena y noche para dos en el Hotel Obispo. El sorteo tendrá lugar el 25 de agosto y los premiados se darán a conocer en la página web de Zaporeak y en sus redes sociales. La organización quiere conseguir el reto de vender los 5.000 bonos que ha sacado a la venta. También se pueden adquirir a través de zaporeakbidasoa@gmail.com.

La concienciación entre los más jóvenes es otro de los puntos en los que Zaporeak intenta hacer hincapié. Xabier Urresti apunta que «hemos llevado a cabo charlas en colegios como Ama Guadalupekoa o Toki Alai para sensibilizar a las nuevas generaciones y la verdad es que responden bien. Ellos son el futuro y los que van a poder ayudar dentro de unos años».

Misión en barcos de rescate

Los que colaboren también recibirán una pulsera en la que se puede leer Zaporeak, «para que la gente tenga presente el problema y no se nos olvide. Están bloqueados allí, paralizados, desnutridos, conviviendo con gente de diferentes nacionalidades. Siempre que viajamos nos gusta tener contacto con los refugiados que están sufriendo, con los niños, y te encuentros con verdaderos dramas personales».

La ayuda de Zaporeak relacionada con la alimentación no se detiene ahí. Han firmado un convenio con Proactiva-Open Arms para enviar cocineros a las misiones que llevan a cabo los barcos de rescate de esta organización por el Mediterráneo. El propio Xabier Urresti va a participar en una a partir de la próxima semana. «Va a ser una misión corta, de quince días. A los vascos nos meten rápido en la cocina, pero cualquiera que esté dispuesto a ayudar puede hacerlo. Enseguida se nos viene a la mente la figura del socorrista, pero hacen falta profesores, albañiles o payasos para hacer reír».

El voluntario añade que «nos desplazamos hacia la zona de Libia y estamos atentos a la coordinación con Roma, que es desde donde se gestiona todo. Cuando llega el mensaje de socorro, son las zodiacs las que acuden en un primer momento y luego entramos en juego los barcos más grandes. El objetivo es socorrerles y llevarles a un sitio seguro. Para que te hagas una idea, la última vez que estuve rescatamos a setecientas personas en diez días».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos