El belén viviente de Mendelu cumple cuarenta años estas navidades

El belén viviente que se representa en la iglesia San Miguel de Garikoitz está de aniversario./
El belén viviente que se representa en la iglesia San Miguel de Garikoitz está de aniversario.

«Queremos agradecer la ayuda de todos los que han colaborado estos años», señala Guillermo Sodupe. Mañana tendrá lugar la representación en la misa que comienza a las 11.30

E.P.HONDARRIBIA.

Los que deseen disfrutar del belén viviente y del nacimiento mecánico que se pone en marcha durante las navidades en la iglesia San Miguel de Garikoitz de Betharram tienen su última oportunidad este fin de semana. Mañana, en la misa que se celebrará a las 11.30, tendrá lugar la representación del Evangelio con la presencia de un coro y alrededor de veinte personajes entre los que no faltarán San José, la Virgen María, los Reyes Magos o Herodes.

En Mendelu están de aniversario porque el belén viviente cumple cuarenta años. Fueron un puñado de jóvenes de la Asociación Garikoitz los que lo pusieron en marcha en 1978 y desde entonces se ha mantenido ininterrumpidamente. Uno de los mayores sobresaltos en todo este tiempo se produjo hace cinco años, con el incendio que afectó a la sacristía. Entre los desperfectos, los trajes que se utilizaban para la obra.

El fuego no pudo con la pasión de los organizadores que encargaron la confección de unos nuevos para la función. El sacristán de la parroquia, Guillermo Sodupe, forma parte del grupo de cinco personas encargado de coordinar todo. «El día de año nuevo suele venir un poco menos de gente pero el día de Navidad y el de Reyes la iglesia se llena. En nombre de la parroquia, queremos aprovechar para agradecer a todos los que han intervenido alguna vez en la función y a los que han contribuido viniendo a presenciar el belén».

Sodupe cuenta que los asistentes también participan durante la representación con los silencios o acompañando las canciones, que son interpretadas por un coro infantil que cuenta con treinta integrantes. Los actores que interpretan el Evangelio cambian cada año a excepción de uno. «Agustín Silva ha representado la figura del romano durante los cuarenta años», asegura el sacristán. El acompañante de Herodes será el que cuente con más experiencia, el que menos, un bebé de mes y medio de vida que hará de Niño Jesús.

Una de las pocas novedades que se introduce cada año es la decoración sobre la que se representa la función, el fondo en el que se encuentran la Virgen y San José. Este año se ha elaborado un pesebre pero el año pasado fue la puerta de una catedral y en anteriores ediciones un acordeón, una pandereta o la Hermandad de Pescadores.

Un belén mecánico con vida

Algún año menos lleva en marcha el belén mecánico, alrededor de treinta y cinco. «Los pequeños son los que más lo disfrutan pero los mayores que nunca lo han visto también se sorprenden», apunta Guillermo. El domingo será el último día para disfrutar con el movimiento de las figuras que conforman este nacimiento tan peculiar. Se puede visitar antes y después de las misas de las 10.00 y las 11.30.

Entre los personajes que se activan al introducir una moneda se encuentran un segador con su guadaña, un remero en un estanque, una castañera, un sidrero, aizkolaris y hasta dos carneros enfrentándose.

Todos ellos se encuentran desarrollando sus labores en las faldas de Jaizkibel. También se reconocen los torreones, Guadalupe o el faro de Higer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos