El azpeitiarra Imanol Kerejeta se impuso en el concurso de pintura al aire libre de Emeki

Imanol Kerejeta ganó el concurso del domingo./
Imanol Kerejeta ganó el concurso del domingo.

Piedad Santamaría, de Leioa, y Leticia Gaspar, de Plentzia, completaron el podio. Por segundo año seguido el accésit fue para Manuel Bocanegra, malagueño afincado en Irun

I.A.HONDARRIBIA.

El palmarés del 'XXIV concurso de pintura al aire libre' de Emeki Elkartea volvió a estar lleno de visitantes. Aunque hay bidasotarras que participan, son muchos los que vienen de fuera, atraídos por el encanto de la ciudad y por los premios que se reservan para los tres primeros. Rompiendo la tendencia de los últimos años, cuando entre 35 y 45 pintores solían participar en el concurso, en esta ocasión se apuntaron 26 personas.

Tuvieron unas cuántas horas -un máximo de nueve quienes apuraran inscripción y entrega- para plasmar en sus lienzos algún rincón o paisaje de Hondarribia. A partir de las cinco de la tarde, los participantes fueron entregando sus cuadros en Gipuzkoa plaza, donde pudieron ser apreciados tanto por el público como por el jurado, que en esta ocasión estuvo compuesto por Menchu Cuesta, Naiara Goikoetxea, Iñaki Gracenea, Pachere Cortijo, Isabel Arrillaga, Chelines Miguel y Javier Sagarzazu.

Este grupo de entendidos decidió que el primer premio (1.000 euros y trofeo de Emeki Elkartea) fuera para el azpeitiarra Imanol Kerejeta. En segunda posición quedó Piedad Santamaría, que se volvió a Leioa con 700 euros y trofeo del Ayuntamiento y el podio lo completó Leticia Gaspar, de Plentzia, que se llevó 500 euros y trofeo de Emeki. El accésit, por segundo año consecutivo, fue para Manuel Bocanegra, malagueño afincado en Irun que recibió un vale de cien euros para enmarcación en Atrezzo Marko Dendak. Se repartieron también obsequios de conservas Done Pedro entre los premiados.

Los cuatro mencionados ya habían concursado antes. Por ejemplo, el azpeitiarra Imanol Kerejeta recordaba cómo «había venido hace siete-ocho años y tenía ganas de volver, porque es un pueblo muy bonito».

En su cuadro reflejó el espacio que hay en la calle Murrua, cerca de la calle Mayor. «Me gustó ese rincón, me parecía atractivo y me ha dado suerte». Estaba «contento con haber ganado, es un premio majo».

En segunda posición quedó Piedad Santamaría, de Leioa, quien se decantó por la Alameda por dos razones: «Por un lado porque estoy en una etapa de pintar verdes y me ha gustado esa zona. Y por otro, porque he visto que había sombra y eso también hay que tenerlo en cuenta si vas a estar muchas horas pintando».

Para Santamaría, que participaba por tercera vez en el concurso de Emeki, «aquí hay mucho nivel. Tiene mérito pintar un cuadro en tan pocas horas pero es lo que nos gusta».

También vizcaína, de Plentzia, es quien se llevó el tercer premio de esta vigesimocuarta edición. Leticia Gaspar eligió «el interior del Parador, que estaba precioso, pero no me han dejado, así que he tenido que buscarme otro lugar». Callejeando por la parte vieja encontró un portal con flores que le llamó la atención. «Estoy acostumbrada a trabajar rápido, me gusta. Es la segunda vez que vengo a este concurso».

También por segunda vez participó Manuel Bocanegra y por segunda vez se llevó el accésit. «¡El año que viene tengo que sacar un premio de los tres primeros!», apuntaba con más deportividad que rabia.

Si bien la mayoría de los pintores reflejó en sus cuadros rincones del casco histórico o La Marina, Bocanegra se fue hasta el puerto refugio. Ventajas de vivir aquí. «Soy de Málaga, pero el verano pasado me vine a vivir a Irun. El motivo del cuadro lo tenía elegido de antes. Tenía cierta complejidad pero me atraía. Me he tenido que montar un tinglado con una sombrilla para estar ahí tantas horas».

Fotos

Vídeos