‘Alardearekin bat’ se estrenó con nota alta

Hondarribitarras e irundarras se animaron a realizar el trayecto andando.
Hondarribitarras e irundarras se animaron a realizar el trayecto andando. / F. DE LA HERA

La fiesta a favor del Alarde tradicional reunió a miles de bidasotarras en un recorrido por la ciudad y Guadalupe

I.A.Hondarribia

Cuando queda poco más de un mes para que lleguen las fiestas patronales y el Alarde, los defensores de su punto de vista tradicional celebraron este domingo el primer ‘Alardearekin bat’, una fiesta importada de Irun, donde en 1999 empezaron a organizar el ‘Alardealdia’.

Según los organizadores, «‘Alardearekin Bat nace fruto del deseo de Alarde Fundazioa de llegar al corazón de todos, de mostrarnos tal y como somos, de unirnos al pueblo en nuestro sentimiento y de dar una oportunidad a la gente de conocer a fondo lo que es en sí el Alarde».

El esquema fue muy parecido al que ponen enpráctica los vecinos: Un recorrido andando con zonas de recreo diseminadas, una comida popular y una fiesta final.

A las 8.55, misma hora en la que cada ocho de septiembre arranca el Alarde y en el mismo lugar, se procedió al corte de la cinta, con unas palabras de bienvenida del actual burgomaestre, Iñaki Sagarzazu. Al que se estrenó en 2016 le acompañaban los cinco anteriores: Patxi Goikoetxea (2010-2015), Mikel Jauregi (2007-2009), José María Guruchet (2003-2006), Beñardo Lazkanotegi (1996-2002) y Yokin Etxaniz (1981-1995), siendo éste último el primero en cortar la cinta.

Desde allí los participantes subieron por la calle Mayor hasta Arma plaza, donde estaba situada la primera zona de recreo y avituallamiento, además de una exposición de fotografías y trajes en la sede de Alarde Fundazioa. Después el camino siguió hacia el caserío Bottika, segunda área de recreo, y seguidamente tocó subir a Guadalupe. Algunos lo hicieron andando, otros en coches, también había autobuses, y durante toda la mañana fue llegando gente a la campa, donde había actividades para los pequeños, paseos en caballo, tiro con arco, misa...

Hubo quien se quedó allí a comer, aunque la comida popular para cerca de cuatrocientos comensales estaba fijada en el frontón de Soroeta. El buen ambiente no hizo más que ir subiendo cuando apareció la Banda del Alarde, que alternó temas de ese día con otros y que a media tarde encabezó la kalejira que llevó a toda esa gente a La Marina.

Quedaban solo las últimas actividades como la diskofesta hasta la noche, y fuera de programa se sumó el recibimiento a la trainera por la bandera ganada el sábado.

Fotos

Vídeos