UGT agradece la actuación policial en los servicios especiales de autobuses

La parada de los autobuses nocturnos en Sabino Arana. /  DE LA HERA
La parada de los autobuses nocturnos en Sabino Arana. / DE LA HERA

En la noche del sábado al domingo se produjeron aglomeraciones e incidentes en la parada

I.A. HONDARRIBIA.

Los delegados de UGT en Ekialdebus, empresa de autobuses que cubre la línea de Bidasoaldea, quieren «agradecer la intervención policial efectuada por los municipales de Hondarribia, en los altercados que se produjeron este mismo sábado en los servicios nocturnos y en los primeros autobuses de la mañana del domingo».

El mal tiempo, una mayor afluencia de personas y el cambio de parada, habilitada por motivos operativos en la calle Sabino Arana, agravaron la situación hasta tal punto que los autobuses tenían dificultades para acceder a la parada tras el giro de la rotonda de Ama Guadalupekoa. Según explican los delegados de UGT, «tanto en los últimos servicios nocturnos como en los primeros de la mañana, se produjeron algunas avalanchas de gente, insultos a los conductores así como algunos golpes en los cristales de los autobuses, lo que dificultó el servicio con normalidad. Sin embargo, la rápida y eficaz actuación de los municipales de la localidad, logró normalizar la situación en un breve espacio de tiempo».

Para los responsables del sindicato, tal y como denunciaban públicamente hace menos de un año, «por desgracia este tipo de situaciones no se trata de hechos aislados, dado que en los servicios nocturnos y en los que inician el servicio a la mañana, a menudo viajan personas embriagadas, afectadas por drogadicción y amparados en la impunidad de la noche, donde el desorden y la algarabía descontrolada están a la orden del día».

Desde UGT advierten que «conducir un autobús es un trabajo de riesgo que puede poner en peligro la vida de los conductores de autobús, de los pasajeros, viandantes o automovilistas, si no se pone toda la atención sobre dicha tarea». Por ello, «resulta absolutamente imprescindible, que personal de seguridad o policial sean los encargados de garantizar la protección física de los conductores de los autobuses y el mantenimiento del orden público dentro del autobús y en las paradas».

Fotos

Vídeos