«Afrontamos la regata con ánimo pero no nos salió como queríamos»

Aficionados viendo la regata en el bar Lekuona. / F. DE LA HERA
Aficionados viendo la regata en el bar Lekuona. / F. DE LA HERA

Orbañanos analiza la actuación de Hondarribia en la regata de La Concha. Los hondarribitarras acabaron cuartos en la tanda y en la general y ahora piensan en las dos últimas jornadas ligueras

I.A. HONDARRIBIA.

Para que haya días de gloria tiene que haber otros grises e incluso negros. Los remeros de Hondarribia fueron con toda la ilusión a la segunda jornada de La Concha y se llevaron dos sopapos. Primero, con el peor sorteo de calles posible. Y después con una actuación poco acorde con la trayectoria de las últimas temporadas y que les dejó a más de un minuto (1:20) de Orio, cuartos en la tanda de honor. La misma distancia separó a estas dos traineras después de dos domingos y con la cuarta posición final.

No cabe duda de que estando como estaba el escenario de la regata, el sorteo de calles influyó lo suyo en el desarrollo de la misma. Mikel Orbañanos no oculta que «la calle uno no la quería nadie, pero nosotros siempre intentamos no perder tiempo en factores que no están en nuestras manos. Aunque el sorteo de calles no fue bueno para nosotros, no perdimos tiempo en lamentaciones ni nos vinimos abajo. Los remeros salieron animados y a por todas».

El primer peligro de la calle uno es que en la zona del Aquarium y un poco más adelante también hay un rebote que dificulta mucho la remada. Mientras las demás traineras avanzaban con más o menos normalidad, Hondarribia lo hacía a trompicones.

Cuenta Orbañanos que «enseguida nos quedamos fuera de regata y en esas situaciones lo que suele pasar es que el que va bien se va creciendo y el que va mal se viene abajo». A pesar de eso, «aunque estábamos perdiendo tiempo, teníamos la esperanza de que la vuelta podría ser mejor. Pero no fue así».

Como de costumbre, la segunda jornada de La Concha acabó con comida de los remeros, entrenadores y directivos en el restaurante Alameda. Primero cabizbajos, los comensales fueron levantando el ánimo y después se juntaron al jolgorio que había en La Marina, donde recibieron el apoyo de los aficionados. Ayer tuvieron descanso y hoy retomarán los entrenamientos con la vista puesta en las dos últimas regatas de la ACT y en la diferencia de tres puntos que quieren remontar a Urdaibai.

Orbañanos señala que «tenemos que levantar la cabeza e intentar acabar de la mejor manera posible. Todavía tenemos opciones de ganar la Liga y mientras haya opciones siempre vamos a mantener la ilusión y la energía».

El sábado se remará en Bermeo, donde se espera mar movida y el domingo en Portugalete, donde las calles podrían tener su influencia.

Fotos

Vídeos