Diario Vasco

Musicosofía, la música que se escucha desde el silencio interior

Ainhoa Pintos en una de sus clases de musicosofía.
Ainhoa Pintos en una de sus clases de musicosofía. / F. DE LA HERA
  • El local de Eskifaia acoge una vez al mes a un grupo de oyentes que no tienen por qué tener conocimientos musicales

  • Ainhoa Pintos es la responsable de esta clase tan especial en Hondarribia

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Darle al 'play' a cualquier reproductor o empezar a tocar cualquier instrumento rompe el silencio, pero para escuchar, de verdad, para interiorizar las melodías, es imprescindible el silencio. El exterior, segundos antes de que comience la música, y el interior, en todo momento. Esta es la base de la Musicosofía, un método de escucha muy especial.

Ainhoa Pintos es pianista y la responsable de una clase de musicosofía en Hondarribia. Cuenta que «está dirigido a todo tipo de oyentes que sensibilicen su escucha, independientemente de que tengan conocimientos musicales. Está abierto a todo tipo de personas, no hay que ser músico para acudir a clase».

El método se basa en la repetición. «Todas las formas de meditación se basan en la repetición. Esta es, por lo tanto, una escucha repetida y que tiene varios pasos. El primero es el silencio exterior e interior. Vivimos en una sociedad con muy poco espacio para el silencio, pero para interiorizar la música es muy necesario», explica Ainhoa.

La mente y las emociones

La clase arranca con un minuto de relax. Los alumnos, sentados en sus sillas, se quedan en silencio. Algunos incluso cierran los ojos. Cuando el silencio es absoluto, Ainhoa pone una canción que todos escuchan relajadamente.

«En un primer momento analizamos la composición de la pieza. Dónde sube y baja, dónde cambia, termina... Una vez hemos interiorizado la melodía, comenzamos a expresar la música mediante gestos. Este es el momento en el que las emociones y la mente se unen a través del cuerpo», relata la profesora.

Después de haber escuchado la pieza una docena de veces, los alumnos de pie toman la sala para moverse al ritmo de la melodía. «Repetimos la música varias veces, pero es un método muy liviano y agradable. La musicosofía es como un puente hacia el alma, existen muchos y éste es de mucha belleza».

Para todos los públicos

Ainhoa Pintos descubrió la musicosofía en el 2010 cuando «buscaba una manera de acercar la música clásica a niños y niñas. Yo doy clase en María Reina Eskola, pero me fui a Madrid a un curso de formación. Allí tuve mi primera experiencia como oyente. El profesor Hubert Pausinger me ha enseñado que no hace falta ser músico para alcanzar todo este conocimiento. La claridad de sus trabajos musicales me ha servido para llegar a mis alumnos».

Grandes y pequeños pueden participar en las clases de musicosofía. Los alumnos más jóvenes «desarrollan mucho la imaginación y superan retos muy importantes para su desarrollo», asegura Ainhoa.

La hondarribitarra empezó dando clases de musicosofía en Madrid, Donostia y Hondarribia simultáneamente. Este es el tercer curso en la ciudad. Una vez al mes, las instalaciones de Eskifaia acogen estas clases basadas en el silencio, pero llenas de música y emociones.

«Hemos escuchado de todo, desde cantos gregorianos hasta jazz, pasando por grandes maestros como Beethoven, Mozart o Haydn. La musicosofía es para todos los públicos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate