Diario Vasco

Música y teatro para el castillo

Paula de Mariscal durante su actuación el jueves pasado en el Parador.
Paula de Mariscal durante su actuación el jueves pasado en el Parador. / DV
  • El objetivo de esta iniciativa es demostrar a los ciudadanos que el lugar no es solo para turistas en verano

  • El Parador hondarribitarra ha organizado un programa gastronómico y cultural para todos los jueves de los meses de febrero y marzo

Tiene nombre de emperador, el de Carlos V. Y es que siglos atrás esta fortaleza medieval era conocida como el castillo de Carlos V. En otra época, por lo tanto, albergó a cientos de soldados. Dejó de ser castillo para ser parador en 1966, así que hoy, en sus más de treinta habitaciones, acoge a cientos de turistas que visitan la ciudad.

Pero el Parador quiere ser un punto de encuentro también para sus vecinos, los hondarribitarras. Sus puertas no solo se abren en la llamada 'temporada alta' para los visitantes, por eso, para hacerse ver y oír, ha puesto en marcha un programa que une la cultura con la gastronomía.

Paula de Mariscal, una de las organizadoras, cuenta que «queremos ser una opción para los hondarribitarras, no solo para los turistas. Febrero y marzo suelen ser meses más tranquilos y flojos para nosotros y para la ciudad en general. Hay menos turistas y aquí se puede estar muy a gusto».

Con la intención de atraer a sus vecinos y aprovechar el espacio libre, han organizado dos meses culturales. «Para el mes de febrero hemos ideado un programa de música en directo y para el próximo, para marzo, hemos contactado con el taller de teatro de Hondarribia y tendremos varias actuaciones», explica Paula.

Un programa muy local

El jueves pasado fue la primera experiencia de los dos meses culturales del Parador. La joven hondarribitarra fue la encargada de abrir fuego al piano. «La primera en actuar dentro de esta iniciativa he sido yo. He estudiado en la Musika Eskola, así que tocar en casa ha sido un gusto. En los conciertos normalmente te toca interpretar una o dos canciones, pero aquí estuve casi dos horas tocando sin parar. Entraba gente todo el rato y no quería que se fueran sin escuchar algo de música. Además, tocar en un castillo ha hecho aún más bonita esta experiencia», afirma Paula.

Mañana, 16 de febrero, Unai Etxeberria será el responsable de la música en el Parador. «Hemos querido que los intérpretes fueran músicos locales. Unai Etxeberria ha estudiado también en la Musika Eskola, así que conoce el lugar. El próximo jueves, el día 23, JMUR, que también es bidasotarra, será quien cierre el programa musical».

El estilo cada jueves también es diferente. Cuenta Paula de Mariscal que «yo toqué piezas más clásicas y alguna banda sonora, pero Unai Etxeberria ha prometido un programa más contemporáneo. La propuesta más diferente será la de JMUR. Él es cantautor y vendrá con guitarra y armónica para una sesión más folk con composiciones propias. Yo creo que hemos preparado un programa musical muy atractivo».

Pintxo pote

El maridaje perfecto los jueves en el Parador será el de la cultura con la gastronomía. «Cada jueves habrá, por lo tanto, pintxo pote a 2,50 euros».

Los pintxos, igual que la música, serán diferentes cada vez. En la cocina de la fortaleza medieval se han ideado diez pintxos diferentes para degustar. «La idea es que haya dos pintxos cada jueves, uno caliente y otro frío. El jueves pasado, en la primera sesión, la cocinera preparó porciones de pizza casera y unas pequeñas raciones de atún con mayonesa y piperrada».

La cita con esta propuesta es los jueves a partir de las 19.00 horas. Sin duda, Carlos V hubiera disfrutado más de su castillo con estos meses culturales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate