Diario Vasco

Un paseo con mucho arte

El puerto deportivo se convierte con la feria de arte en un pequeño museo.
El puerto deportivo se convierte con la feria de arte en un pequeño museo. / FOTOS: F. DE LA HERA
  • Pinturas, ropa infantil, juguetes, bolsos o bisutería son algunas de las piezas que se pueden ver y comprar en la feria

  • Una feria de arte y artesanía ocupa el puerto deportivo dos domingos al mes

«Este es el paseo con más arte que se puede dar un domingo», dice Miren, una hondarribitarra que no desaprovecha ningún domingo soleado para salir a dar un paseo. Diez grados marca el mercurio y el puerto deportivo brilla como nunca. El arte lo ponen los alrededor de veinte puestos que componen la feria de arte que se instala el segundo y tercer domingo del mes en este lugar. Este domingo toca.

«Arte y artesanía, ¿cómo diferenciarlo? Aquí todo está hecho a mano y todo tiene mucho arte», explica Guadalupe, una asidua a la feria. Añade que «siempre que puedo vengo, es un paseo muy agradable, se encuentran cosas preciosas. ¡Aquí hay mucho artista!».

Son una veintena de artistas los que se congregan en la feria de arte hondarribitarra. Los puestos son variados y la mayoría muy coloridos. Algunos son veteranos y otros, como la donostiarra Esther Sánchez, son nuevos. Cuenta que «es la primera vez que vengo. Me he animado porque en casa ya no me entran más cosas. A lo largo de muchos años he ido pintando platos y otras piezas de cerámica que he ido regalando, pero ahora me mudo y prefiero que encuentren un nuevo hogar».

Los pequeños platos de cerámica de Esther podrían decorar cualquier pared, igual que los cuadros de Carmele, que firma con 'Sarasua'. «Llevo pintando veintisiete años y vengo bastante a la feria. Traigo un poco de todo, una muestra de lo que hago», explica ante sus pequeños cuadros con La Marina hondarribitarra o La Concha donostiarra.

La de 'Sarasua' no es la única firma que puede conocerse en la feria de arte. El paseo del puerto deportivo recuerda a la plaza de los pintores de Montmartre en París, solo que aquí los cuadros están terminados. Pilar Martínez, de firma 'Zubi', es de Portugalete y vive en Hondarribia. Es una de las 'fijas' de la feria. Afirma que «desde que pinto, vengo. Cuando era en la plaza Gipuzkoa iba siempre y ahora que es en el puerto deportivo, también».

Pilar lleva pintando casi tres décadas. Delante de sus lienzos explica que «me gusta experimentar. Pinto con esponja, rodillo, espátula, pincel y hasta con el dedo. ¡Con todo lo que pillo!».

A su lado Maite Martín también expone sus cuadros y aclara que «lo de vender es otra historia. Últimamente la cosa está muy flojita, la verdad. Vender, lo que se dice vender, no vendemos mucho». A pesar de las pocas ventas, el grupo de pintoras no falla a su cita con la feria de arte hondarribitarra porque «en casa los cuadros se apolillan, están mejor aquí, al aire libre».

Entre bromas y recuerdos, las artistas, además de mostrar sus obras, también charlan con los curiosos. Maite aclara que «aunque no compren es muy agradable contar la historia del cuadro o comentar nuestro trabajo. A veces viendo lo que tenemos, nos han hecho algún que otro encargo».

Piezas artesanas

Los pinceles y las acuarelas conviven entre los veinte puestos con el cuero y las agujas, entre otras cosas. Mari Mar, por ejemplo, viene desde Errenteria con sus creaciones de 'goma eva' y ganchillo. «Tengo una academia en Donostia, Zurjole, donde enseño a hacer este tipo de manualidades. Lo cierto es que los que más se paran en mi puesto son los niños, les llaman mucho la atención los muñecos de 'goma eva'», dice.

Para los más txikis también hay juegos hechos a mano. 'El tres en uno', 'el cascanueces' o 'la setita de la suerte' son algunos de los juegos de toda la vida que pueden adquirirse en la feria para divertirse como antes.

La nueva marca C&K también piensa en los niños y niñas. Cuca y Karmele tienen un puesto lleno de pequeñas 'obras de arte' de tela y punto. «Empezamos en verano a coser vestiditos, en la feria medieval vendimos tanto que decidimos continuar. Ahora con estas ropitas de invierno venimos aquí, a la feria de arte», explican las artesanas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate