Diario Vasco

Sabor hondarribitarra en México

Equipo. Los hermanos Muñoz, junto a otros cocineros vascos, preparando la primera cena en México.
Equipo. Los hermanos Muñoz, junto a otros cocineros vascos, preparando la primera cena en México.
  • En el marco del 'Miniature Pintxos Congress', el Gran Sol, junto a otros tres cocineros, ha realizado tres cenas de pintxos

  • Los hermanos Muñoz han llevado la gastronomía vasca al otro lado del océano

Más de diez horas de vuelo y todo un océano separan Hondarribia de México. Parece mucho, pero no son kilómetros suficientes para la buena gastronomía. Esa que se hace en pequeño formato. Y es que el buen saber hacer y la alta cocina en miniatura del Gran Sol se ha trasladado durante unos días a México.

Bixente y Mikel Muñoz han sido embajadores de la gastronomía vasca junto a Aingeru Etxebarria, Rubén González y Eneko Ordorika. El viaje se ha realizado en el marco del 'Miniature Pintxos Congress'. El maestro de ceremonias ha sido el gran chef euskaldun Pablo San Román, afincado allí y al frente de la cocina del restaurante 'El Puntal del Norte'.

Durante una semana este grupo de cocineros vascos se ha encargado de elaborar tres cenas a base de pintxos para mostrar la gastronomía de este lado del Atlántico. En la primera velada fueron 120 comensales, en la segunda 66 y en la última 80.

Escorpiones y pintxos

Todavía con el jet-lag en el cuerpo, Bixente Muñoz cuenta que «han sido unos días increíbles, una experiencia única. Ha sido fabuloso, nos han acogido con los brazos abiertos, nos hemos divertido y hemos probado y aprendido muchas cosas nuevas».

Allí en México, los hermanos Muñoz no solo han sido transmisores de la gastronomía vasca, sino que también han hecho las veces de embajadores. Bixen explica que «a todo el mudo le hemos hablado de Hondarribia. Nos llevamos unos folletos de la oficina de turismo para repartir por allí. Yo a todos les decía que Hondarribia está más cerca del aeropuerto que Donostia, que viniesen a vernos sin falta».

Los cocineros han tenido que trabajar duro para realizar las tres cenas, pero aseguran que han formado un muy buen equipo. «Al resto de cocineros los conocíamos de vista, de haber coincidido en campeonatos, pero nunca habíamos tenido la oportunidad de charlar más tranquilamente como en este viaje. Ha habido muy buen 'feeling', nos hemos reído muchísimo», asegura Muñoz.

El pedacito de Gran Sol que ha estado en México ha sido una brocheta de gambas y verduritas con salsa rosa. Un pequeño bocado que «ha gustado mucho en las tres cenas. Al final de todas ellas nos han aplaudido y felicitado a todos por nuestro trabajo. Ha sido muy satisfactorio a pesar del esfuerzo», confirma el cocinero, que también ha tenido oportunidad de probar la gastronomía mexicana.

«¡Vaya aventuras las que hemos vivido con la comida de allí! Hemos probado toda clase de bichos como hormigas, gusanos y escorpiones. También platos muy picantes que son muy diferentes a los nuestros. Esas ideas de momento no las vamos a traer a Hondarribia, pero sí otras como las quesadillas o las tortitas de maíz. Hemos vuelto con algunas ideas», explica Bixente Muñoz, que ya se prepara para la próxima aventura.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate