Diario Vasco

Un otoño cada vez más veraniego

Completo. Llenar los hoteles en otoño es díficil, pero aún vienen muchos turistas.
Completo. Llenar los hoteles en otoño es díficil, pero aún vienen muchos turistas. / FERNANDO DE LA HERA
  • El tipo de turista cambia en esta época, pero la previsión en la ocupación apunta cifras positivas

  • Los hoteles auguran un buen final de año después de un verano excelente

Se han acabado las vacaciones. También la temporada de playas. Los chiringuitos han echado la persiana. Hemos guardado las sandalias en el armario y, ahora, vamos a todas partes con una chaqueta de 'por si acaso'. No hay duda, el verano ha terminado. De hecho, lo hizo el pasado 22 de septiembre. ¿Y ahora qué? ¿Hay vida después de los viajes, las terrazas y las piscinas? Los establecimientos hoteleros de la ciudad dicen que sí.

Entre junio y agosto, el punto de información de Arma Plaza registró un total de 39.810 turistas. En el balance que hizo el departamento de turismo del Ayuntamiento en septiembre, la concejala María Serrano decía que «hemos visto la ciudad hasta los topes a lo largo de todo el verano. De año en año los datos van creciendo, y no solo en verano».

El Hotel Jauregui ha sido testigo de este 'completo' en la ciudad. Su director, Gonzaga Jauregui, confirma que «en días puntuales hemos tenido una ocupación del cien por cien. Ha sido, sin ninguna duda, un verano muy bueno». Lo mismo ha ocurrido en el Parador de Hondarribia. Juan Carlos López, responsable en el Carlos V, cuenta que «no nos podemos quejar. Hemos recibido muchos huéspedes, pero también muchos visitantes que han querido conocer el Parador».

Ahora, la llamada 'temporada alta' ha terminado, pero no la actividad hotelera. Mónica Sunsundegui, directora del Hotel Río Bidasoa, confirma que «las pre-reservas van a buen ritmo, puede que sea un buen final de año. Seguimos con actividad, pero con un tipo de cliente diferente».

Turismo de empresa

Parece ser que los excursionistas dejan paso ahora, en otoño, a empresas y clientes de pernoctaciones más breves. El Hotel Jauregui y el Río Bidasoa coinciden en recibir ahora muchas empresas y visitantes de procedencias más cercanas. «Viene mucha gente a pasar el fin de semana, llegan sobre todo de Madrid o Bizkaia», explica Gonzaga.

En el caso del Parador, ocurre todo lo contrario. «Ahora no tenemos tanto turista nacional, la mayoría son extranjeros. Vienen japoneses y muchos estadounidenses», asegura Juan Carlos López.

Las previsiones para el último trimestre del año, por lo tanto, son positivas. «A pesar de los baches que nos encontramos, como pueden ser los alquileres alegales, creo que vamos a terminar satisfechos con los resultados de este 2016», augura Mónica Sunsundegui.

Al otoño le queda mucho para alcanzar las cifras de su predecesor, pero Hondarribia está cada vez más presente en los mapas turísticos y cualquier época puede parecerse al verano.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate