Diario Vasco
El pintor Javier Sagarzazu muestra un ejemplar del libro.
El pintor Javier Sagarzazu muestra un ejemplar del libro.

El ayuntamiento lanza la segunda edición de 'Paseos por el Bidasoa'

  • Con 1.500 ejemplares en castellano y 500 en euskera, la primera edición se agotó en tres años

En abril de 2006 vio la luz el libro 'Paseos por el Bidasoa', que llegó dentro de los actos de conmemoración del 800 aniversario de la concesión de la Carta Puebla a Hondarribia. Ahora, diez años más tarde, el Ayuntamiento ha decidido publicar una segunda edición de esta publicación que entrelaza textos de Javier de Aramburu con acuarelas de Javier Sagarzazu.

La primera edición constó de 1.500 ejemplares en castellano y 500 en euskera y ahora se han editado otros 300, que se venderán a 30 euros en librerías y en Arma Plaza. Consta de 200 páginas e incluye 190 ilustraciones. En su día, la mitad de ellas fueron expuestas en la galería Arkupe de Javier Sagarzazu.

No se trata de un libro de historia, tampoco un dossier urbanístico, social o cultural, ni una guía turística, pero recoge la esencia de nuestra ciudad. El alcalde Txomin Sagarzazu explica que «en el libro 'Paseos por el Bidasoa' podemos descubrir Hondarribia, la ciudad, sus paisajes, patrimonio, costumbres, historias y personas, todos ellos escritos y dibujados de manera muy hermosa. También es una invitación para sumergirnos en Hondarribia, para los hondarribiarras y para los que se acercan a conocerla».

Un proceso largo

Javier Sagarzazu ha explicado cómo surgió la idea de elaborar el libro 'Paseos por la ciudad'. «Comenzamos a raíz del octavo centenario de la Carta Puebla de Hondarribia». El pintor recuerda que fue un proceso largo, en el que trabajó en colaboración con Javier de Aramburu. «Dibujé sobre los textos que él escribía, o al revés».

Emplearon mucho tiempo en la maquetación y en el diseño del libro y por eso se demoró su publicación. Sin embargo, el pintor cree que mereció la pena el esfuerzo, ya que «es mejor hacer las cosas bien, que hacerlas rápido. La calidad del libro es incuestionable».

La primera edición, de 2.000 ejemplares, se agotó en tres años. Entonces funcionó «sobre todo como regalo. Recuerdo que durante los veranos de 2007 y 2008 la gente compraba cajas de 6-8 libros».

El pintor considera que 'Paseos por el Bidasoa' es un libro «ameno, que no aburre al lector. Mucha gente me ha preguntado, a lo largo de los últimos años, si habría una segunda edición. Ahora estoy satisfecho, porque esa demanda ha obtenido respuesta».